REUNIÓN CONGREGACIONAL

febrero 21, 2020 § Deja un comentario

“Si Jehová no edificare la casa, en vano trabajan los que la edifican; si Jehová no guardare la ciudad, en vano vela la guardia”. Salmo 127,1

Esta aseveración implica varias cosas: En primer lugar, que es necesario edificar la casa, pues es el refugio indispensable para nosotros y para nuestros niños; después, que se requiere el esfuerzo de los edificadores, de nosotros, y finalmente, que sin la intervención amorosa de Dios todo es en vano.

La verdad  de la centralidad de Dios en este proceso se ilustra con otra gran necesidad que todos tenemos: La seguridad. El peligro es real y no cabe la negligencia en la protección de nuestra ciudad; además, la guardia debe velar pero, otra vez: el verdadero Protector es Dios.

La casa y la seguridad como símbolos de necesidades muy cercanas son algo   que Dios en su misericordia nos provee, pero es necesario que trabajemos por ellas; Dios no  mira con agrado nuestra indiferencia, apatía  o negligencia: “Vé a la hormiga, oh perezoso, mira sus caminos y sé sabio”, reza el proverbio de Salomón.

Pero la enseñanza no termina allí porque el hombre prudente sabe que el verdadero Constructor y Vigía es nuestro Padre Celestial, y en Él pone su confianza.

Esta tarde nos reuniremos como todos los años para reflexionar sobre la marcha de nuestra iglesia. Sobre todo, notaremos la providente mano de nuestro Dios que nos ha sostenido fielmente;  consideraremos cómo hemos trabajado en 2019 y también hablaremos de nuestros compromisos y planes  futuros.

Seguramente habrá motivos de gratitud y celebración, de logros y avances; pero también hemos de reconocer nuestras flaquezas y pecados. Necesitamos  enfocarnos nuevamente en la gracia de nuestro Señor y esforzarnos más como siervos fieles y obedientes, confiando en que Dios suplirá nuestras debilidades.

Nunca tendremos todas las respuestas y es muy probable que  nos equivoquemos de nuevo porque no somos perfectos,  pero ¡cuidado! Dios nos sigue llamando  a edificar el Cuerpo de Cristo, que es la Iglesia, y a ser diligentes en su servicio.  A velar y a orar. Este llamado es para todos y cada uno de nosotros.

Estamos ante una nueva oportunidad para desarrollarnos, amarnos y edificarnos, para proclamar la salvación de Dios, para anunciar al mundo que en Jesús hay esperanza y vida nueva.

Esta tarde, tu lugar está aquí entre quienes amamos a  Berith. Ven y ayúdanos a edificar con amor fraternal.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo REUNIÓN CONGREGACIONAL en Berith.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: