Y el Verbo era Dios Juan 1,1

diciembre 8, 2019 § Deja un comentario

A diferencia de los evangelios de Mateo, Marcos y Lucas que comienzan narrando la historia de Jesús en el entorno humano, con su nacimiento y primeras acciones; Juan en cambio, nos remite a la eternidad desde la primera frase de su prólogo: “En el principio era el Verbo . . . .”

Es lógico que al escribir la historia de cualquier personaje histórico se haga a partir de su familia, del tiempo y lugar donde nació. Esto es lo que hacen los tres primeros evangelistas; pero Juan comienza su narración presentándonos a Jesús desde el ámbito de la eternidad, antes de que naciera, porque ¡Jesús ya existía previamente de que fuera hombre!: “Éste era en el principio con Dios y el Verbo era Dios.”

Esta es la primera clave para leer el evangelio de Juan: Entender y creer que Jesús es Dios. Leer el libro sin asumir esta premisa fundamental nos llevará a lecturas equivocadas, ajenas a la intención y propósito del escritor y de su Autor.

A lo largo de todo este evangelio encontraremos a Jesús pensando, sintiendo, hablando y actuando como Dios y en la conclusión del tratado, Juan hace explícito su propósito al afirmar: “Estas cosas se han escrito para que creáis que Jesús es el Cristo, el Hijo de Dios, y para que creyendo tengáis vida en su nombre” (20,31). Juan nos presenta su libro como un testimonio personal y declara que su testimonio es verdadero (21,24).

A partir de la verdad de que Jesucristo, el Verbo es Dios, Juan evoca la hermosísima imagen de la Creación al parafrasear la primera frase del Génesis: “En el principio (bereshit), Dios creó los cielos y la tierra” y así escribe “En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios. Este era en el principio con Dios. Todas las cosas por Él fueron hechas”.

No sólo nos revela que Jesús, la segunda Persona del trino Dios, es el Creador sino que además declara que “en él estaba la vida y la vida era la luz de los hombres” (1,4). La Creación es obra del Dios trino y la Vida – en cualquiera de sus acepciones – solamente procede del mismo Dios.

Juan destaca aquí otro principio esencial para comprender la verdad del evangelio: La vida está solamente en Jesucristo porque él es la provisión de Dios para la salvación de los hombres. Con este principio podemos entender sus conversaciones con la samaritana (4,14), con Marta al declarar “el que cree en mí, aunque esté muerto vivirá” (11,25), y muchos episodios más resumidos en su frase: “Yo soy el camino, la verdad y la vida” (14,6).

Nuestra salvación es posible porque Dios en su amor infinito nos dio a su Hijo Unigénito para que en él tengamos la vida eterna. Esto celebramos en la Navidad. Será muy provechoso que en este mes leamos cuidadosamente el evangelio de Juan.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo Y el Verbo era Dios Juan 1,1 en Berith.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: