Oh Jehová, aviva tu obra en medio de los tiempos, en medio de los tiempos hazla conocer.   Habacuc 3:1

junio 16, 2019 § Deja un comentario

Esta es una oración que debiéramos elevar continuamente a Dios. Todos anhelamos que la obra de Dios se avive como se aviva el fuego,  y que se haga más y más conocida. Esto anhelamos para nuestra iglesia, queremos ver la gloria de Dios en medio de Berith.

El profeta Habacuc ora de esta manera después de oír la palabra de Dios y de experimentar un temor conmovedor. La palabra le hizo ver los pecados y rebelión de su pueblo. Él, como profeta, llamó al pueblo al arrepentimiento y le anunció que la disciplina de Dios vendría por la cruel mano de los caldeos.  Con sobrada razón sintió temor.

La oración sincera por la salvación y bendición de Dios no se da entre quienes están satisfechos de sí mismos; solamente oran así quienes sienten la necesidad de humillarse ante Dios. Este es el primer paso. Oh Jehová, he oído tu palabra y temí.

Preguntamos ahora, ¿a qué obra de Dios se refiere la petición? ¿cuál es esa obra? La respuesta es simple y directa: Su obra es su pueblo, su Iglesia. Reza el salmo 138: No desampares la obra de tus manos. Dios con frecuencia se refiere a su Iglesia como  su viña, la obra de sus manos. Los creyentes no somos sólo una parte de la humanidad; somos propiedad particular de Dios, la Esposa de Cristo adquirida por Él con su sangre. La Iglesia es la obra de sus manos.

La Iglesia continuamente necesita ser avivada por el Señor. Siempre es necesario que reconozcamos no sólo nuestra necesidad de Dios, sino nuestra propia indignidad, pues somos pecadores. Así es como Dios inicia el avivamiento  de su obra, de su Iglesia en medio de los tiempos.

La frase “en medio de los tiempos” que el profeta repite dos veces, es muy importante. Calvino la explica así: El plan, el ciclo completo de Dios es desde el momento en que Él escogió la raza de Abraham hasta la segunda venida de Cristo, y si lo comparamos con la vida del hombre, la plenitud de su edad corresponde a su madurez colmada.

Entonces, la Iglesia necesita ser avivada en su edad presente, en medio de los tiempos,  en todos los tiempos hasta llegar a su perfección, hasta que Cristo venga. La atención a Su palabra, la fe en Sus promesas y la obediencia a Sus preceptos deben estar no sólo presentes, sino ser aumentadas en el camino que nos conduce al día de Jesús Cristo.

Oramos también por que esta obra de Dios sea conocida por todos, en medio de los tiempos hazla conocer. Berith es prueba y testigo de esa obra de Dios ante nuestra comunidad. Oramos entonces:

¡Oh Jehová, aviva tu obra en medio de los tiempos, en medio de los tiempos hazla conocer!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo Oh Jehová, aviva tu obra en medio de los tiempos, en medio de los tiempos hazla conocer.   Habacuc 3:1 en Berith.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: