EL OFICIO DE DIÁCONO

febrero 17, 2019 § Deja un comentario

“Lo que creemos los Cristianos.”  G. Nyenhuis

Lección 47. Extracto

Uno de los errores graves que cometemos es el de jerarquizar los oficios en la iglesia. Se piensa con frecuencia que el oficio de anciano gobernante es inferior al de anciano docente o pastor y, para colmo, en muchas iglesias se cree que el diácono está al final de esta jerarquía. Tenemos que cortar de tajo esas ideas que hacen mucho daño a la iglesia. En primer lugar, en la iglesia no existen jerarquías. Eso lo aprendimos del clericalismo. Todos somos iguales a los ojos de Dios y debemos serlo también  a nuestros propios ojos. Sólo existe diversidad de  oficios, porque hay diversidad de dones y de llamados.

El concepto básico del oficio de diácono. Al principio los oficios no estaban diferenciados en la iglesia. Diácono significa “el que sirve” o ministro. Diaconía se traduce como ministerio u oficio. El vocablo es tan amplio, que podemos decir que todos los oficiales de la iglesia son diáconos o servidores, cada uno en su diaconía.

Según el concepto bíblico, los diáconos son un cuerpo de servicio que se encarga de todo lo que no está específicamente asignado a  otros oficiales.

El énfasis espiritual de esta tarea. Como los diáconos se ocupan de varios aspectos materiales, en ocasiones olvidamos que todo lo que hacen por el Señor y por su iglesia tiene un rico trasfondo espiritual. Todo está en función de cumplir con la tarea de la iglesia. Ellos ayudan y atienden  todas las circunstancias del culto para la adoración a Dios. Aunque su trabajo no es precisamente la enseñanza de la palabra (en el sentido formal), toda su labor está en función de su predicación y enseñanza en todas las actividades educativas de la iglesia. Entre sus encargos están: la atención a las necesidades de los miembros de la iglesia, promover las buenas relaciones y llevar la ayuda económica a los más necesitados  como auténticas expresiones del amor y misericordia de Cristo. Los diáconos también deben con su ejemplo promover la generosidad al ofrendar al Señor, por ser una suprema expresión de espiritualidad del creyente.

Las características sobresalientes del diácono. Como en el caso de los diáconos, también hay requisitos. Algunos de ellos se repiten, otros se expresan de manera diferente, pero también hay algunos especiales. El diácono es alguien de palabra segura, sin doblez. Ellos y sus esposas deben saber controlar la lengua. Pablo, bajo la dirección del Espíritu, pone el carácter de la esposa como un requisito. Entre sus atributos está que sean muy experimentados por lo que “deben primero ser puestos a prueba”.

Este es un oficio esencial para la iglesia. Todos debemos apoyarlos y colaborar con ellos en tantas y tan variadas tareas y actividades que demanda la vida congregacional.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo EL OFICIO DE DIÁCONO en Berith.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: