APROVECHANDO BIEN EL TIEMPO

enero 13, 2019 § Deja un comentario

“Mirad pues con diligencia cómo andéis, no como necios sino como sabios, aprovechando bien el tiempo porque los días son malos. Por tanto no seáis insensatos, sino entendidos de cuál sea la voluntad del Señor.”  Efesios 5:15-17

Estas palabras forman parte de las exhortaciones que Pablo hace a los cristianos, haciendo un fuerte contraste con los que “viven con el entendimiento entenebrecido, ajenos de la vida de Dios.” La nueva vida del redimido es diferente y procura entonces “despojarse del viejo hombre y  vestirse del nuevo.”

 El contraste se hace así entre los sabios y entendidos, y los necios e insensatos.  Los primeros se definen como los hijos amados, imitadores de Dios que andan en amor; los necios e insensatos son los que habiendo perdido toda sensibilidad por la dureza de su corazón, se entregaron con avidez a toda clase de impureza.

Una reflexión sobre el tiempo, refuerza esta exhortación porque “los días son malos.” Todo alrededor tiende a corrompernos y hacernos caer y es difícil para el justo andar entre tantas espinas y salir ileso. Sólo los redimidos por Cristo, por la gracia de Dios y con una mente renovada  por Dios pueden  “redimir el tiempo”, aprovechar bien el tiempo.

¡Ah, el tiempo! Esa circunstancia invisible e incontrolable en la que nos movemos y que se escapa como el agua entre nuestros dedos, que pasa y se fue. El tiempo que caprichosamente es a veces tan lento y pesado como cuando estamos enfermos o en espera de buenas noticias, o atorados en el tráfico por horas; a veces el tiempo vuela, cuando las cosas apremian o disfrutamos de momentos de placer. Estas son sólo percepciones nuestras, pero lo cierto es que como escribió Moisés, “acabamos nuestros años como un pensamiento.”

¿Cuál es entonces la clave para aprovechar bien el tiempo? El texto responde y define la sabiduría para vivir: “Seamos entendidos de cuál sea la voluntad del Señor.” Si sabemos cuál es la voluntad del Señor, tenemos entonces los criterios y entendimientos necesarios para establecer las prioridades en nuestra vida y aprovechar el tiempo; no gastarlo de manera insensata. Su voluntad es agradable y es perfecta.

Enséñanos de tal modo a contar nuestros días, que traigamos al corazón sabiduría”, fue la conclusión de Moisés en el salmo 90. “¿Con qué limpiará el joven su camino? Con guardar tu Palabra” (Sal. 119:9). Este principio de sabiduría no es sólo para los jóvenes; es para los adultos también.

¿Qué espacios tiene el Señor en tu agenda? ¿Eres puntual? ¿Eres sensible a Su voluntad? ¿Eres sabio? No seamos insensatos, sino entendidos de cuál sea la voluntad del Señor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo APROVECHANDO BIEN EL TIEMPO en Berith.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: