“Tú coronas el año con tus bondades, y tus carretas se desbordan de abundancia.” Salmo 65:10

diciembre 30, 2018 § Deja un comentario

La poesía tiene su propio dominio. Dice más que  las palabras mismas. El salmo 65 además de ser poesía, es palabra divina, un exquisito canto de alabanza a Dios por sus beneficios. En su segunda parte nos traslada al mundo maravilloso  de las montañas y los ríos, de los trigales y los rebaños para celebrar la providencia de Dios:

Con tus cuidados fecundas la tierra,
    y la colmas de abundancia.
Los arroyos de Dios se llenan de agua,
    para asegurarle trigo al pueblo.
    ¡Así preparas el campo!
Empapas los surcos, nivelas sus terrones,
    reblandeces la tierra con las lluvias
    y bendices sus renuevos.
 
Tú coronas el año con tus bondades,
    y tus carretas se desbordan de abundancia.
Rebosan los prados del desierto;
    las colinas se visten de alegría.
Pobladas de rebaños las praderas,
    y cubiertos los valles de trigales,
    cantan y lanzan voces de alegría.

Dejemos que nuestra mente se una a la del poeta y veamos a través de sus ojos los campos que destilan grosura. La providencia divina es palpable. Todo es frescura y abundancia.  Algunos opinan que este salmo se escribió al término de dos años de sequía.

Lea  varias veces la líneas de arriba y permita que su corazón se llene de sentimientos de gratitud y adoración por la bondad de nuestro Padre. Cierre sus ojos y respire la pureza y humedad del campo, sienta el sol vivificante en su piel.

Ahora que está por terminar el año, considere  estas frases: “Tú coronas el año con tus bondades  y tus carretas se desbordan de abundancia”.

En la versión que acostumbramos leer, la segunda parte dice: “Tus nubes destilan grosura”. Calvino y otros comentaristas explican así esta metáfora, basados en la poesía hebrea: En vez de “nubes”, refieren “carreta”, “surco” o “huella” como las que dejan los carros, por la figura poética de que Dios, al  “visitar la tierra” deja a su paso bendición abundante y generosa para los suyos. Algunos leen “ tus órbitas”, pensando en el ciclo de las estaciones. Otros salmos soportan esta idea: “El que pone las nubes por su carroza” (104:3), “Exaltad al que cabalga sobre los cielos. Jah es su nombre . . . Los carros de Dios se cuentan por veintenas de millares” (68:4,17). El carro divino recorre la tierra dándole fertilidad.

Nosotros también, junto con los valles de trigales, “cantamos y lanzamos voces de alegría” pues Dios ciertamente “ha coronado este año con sus bondades, y a su paso, sus carretas se han desbordado  de abundancia”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo “Tú coronas el año con tus bondades, y tus carretas se desbordan de abundancia.” Salmo 65:10 en Berith.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: