D2013 ¡Pasemos pues hasta Belén y veamos esto que ha sucedido, y  que el Señor nos ha manifestado!

diciembre 22, 2018 § Deja un comentario

La Historia atestigua  que Jesús nació en Beth-Lehem; los dichos de los profetas inspirados se cumplieron en esa noche; el mensaje de Dios a través de sus ángeles inundó de luz y de alegría a este mundo: “¡Os ha nacido hoy en la ciudad de David un Salvador, que es Cristo el Señor! “

 Estas tres circunstancias – el testimonio de la Historia, las profecías cumplidas y el mensaje de los ángeles – son manifestaciones de la amorosa providencia de Dios, quien amó de tal manera al mundo que ha enviado a su Hijo Unigénito para que todo aquél que en él cree no se pierda, mas tenga vida eterna.

Ahora nos preguntamos: ¿Cuál fue la respuesta de los hombres ante tal manifestación del amor y la gloria de Dios en esa noche? Pensemos en los pastores que velaban sobre sus rebaños. Su primera reacción fue de temor, de asombro ante la gloria de Dios. La Presencia de Dios siempre tiene este efecto. Así ocurrió a Abraham, Moisés y Aarón, el pueblo ante el Sinaí, Isaías, Elías y los demás profetas.

Los pastores tuvieron gran temor pero el mensaje angelical muy pronto transformó esa turbación humana en temor de Dios, en reverencia y adoración, pues Dios mismo trajo a todos la consolación con noticias de gran gozo. Ante el trono del Anciano de días y el Cordero, ésta será la bendita experiencia de los redimidos.

Lo primero que los pastores se dijeron unos a otros, inmediatamente después de que partieron los ángeles, fue: ¡Pasemos pues hasta Belén y veamos esto que ha sucedido, y que el Señor nos ha manifestado! Habían escuchado la voz de Dios y sólo podían hacer una cosa:  Atender a Su llamado. No había espacio para la duda ni para la discusión. Fueron pues apresuradamente  y hallaron a María y a José, y al niño acostado en un pesebre. Así es la verdadera fe, siempre va acompañada de obediencia.

En segundo lugar, dieron a conocer lo que se les había dicho  acerca del niño. El resultado fue que todos se maravillaban de lo que decían. Lo tercero que hicieron fue glorificar a Dios, por todas las cosas que habían visto y oído.

Hoy toca a nosotros responder ante este milagro de Dios para nuestra salvación ¿Experimentamos el santo temor ante la gloria de Dios? ¿nos llena de gozo saber que Dios ha llegado hasta nosotros con su amor y salvación? ¿queremos obedecer Su voz y hacer lo que Él nos dice? ¿damos a conocer a los demás lo que sabemos de Jesús? ¿vamos glorificándole por lo que hemos visto y oído?  Fue así como los pastores vivieron en Beth-Lehem esa primera y bendita navidad.

¡Vayamos pues hasta Belén!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo D2013 ¡Pasemos pues hasta Belén y veamos esto que ha sucedido, y  que el Señor nos ha manifestado! en Berith.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: