LOS GRANDES HOMBRES Y LA HISTORIA

septiembre 10, 2018 § Deja un comentario

En el mes de septiembre nuestra mente se llena del recuerdo de fechas de sucesos heroicos,  de nombres de lugares y de los hombres y mujeres que pueblan la historia de nuestra patria, en particular durante la gesta de la Independencia. Al recorrer en el imaginario todo aquello que aprendimos a venerar desde que éramos niños, se avivan nuestro amor y orgullo por México: El himno nacional, el pabellón tricolor, nuestra historia, nuestra raza y estirpe.

Todo esto nos conduce inevitablemente a pensar en  el momento actual y en el porvenir de esta tan querida tierra y de nuestro sufrido y violentado pueblo, a pensar en la patria que fue de nuestros padres, en la que será de nuestros hijos.

Thomas Carlyle escribió la siguiente frase sobre el devenir de la Historia. “Ningún gran hombre vive en vano. La historia de la Humanidad no es sino la biografía de sus grandes hombres”. Este pensamiento da piso para amplias discusiones, pero consideremos sólo tres presunciones:

Primera: ¿Es que efectivamente las voces de unas cuantas personas – los “grandes hombres” – se elevan sobre la de las multitudes para influir de manera determinante sobre ellas, y conducirlas en los sucesos que determinan la historia de las naciones?

Segunda: ¿Será acaso que las circunstancias que prevalecen en un momento dado se conjuntan de manera fortuita y dominante para producir los  movimientos más significativos de la historia, y los “grandes hombres” son arrastrados por ellas para convertirlos en protagonistas?

Antes de abordar la tercera hipótesis, aludimos  al gran escritor ruso Lev Tolstoi, quien al final de su vida volvió a las fuentes de su fe cristiana. En su espléndida obra “La Guerra y la Paz”, escribe un epílogo para dar su explicación a la dolorosa experiencia que vivió la Santa Rusia al ser invadida y vejada por la “Grand Armée” de Napoleón en 1812, del cual resulta el siguiente argumento:

Tercero: No son los hombres ni el conjunto de circunstancias los que facturan la Historia; es la  poderosa mano de Dios que conduce a todas las naciones, conforme a Sus propósitos eternos. A esta conclusión sólo pueden llegar quienes han recibido la luz del Espíritu para comprender tan gloriosa verdad, revelada en  la Escritura.

Entonces, pensando en México, podemos estar seguros de que Dios cumplirá sus propósitos en nuestro amado país. Lo anterior no significa que seamos espectadores pasivos; debemos  actuar  a favor de nuestra patria. Hagamos todo lo que esté a nuestro alcance para que México sea un país más justo y próspero, donde los valores del Reino sean más y más visibles cada día.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo LOS GRANDES HOMBRES Y LA HISTORIA en Berith.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: