Las promesas de Dios siempre se cumplen (El diezmo)

julio 28, 2018 § Deja un comentario

El texto clásico sobre el diezmo se halla en la profecía de Malaquías 3:6-12. Dios pronunció estas palabras al Pueblo después de haberlo regresado a su tierra, terminado ya el exilio. el exilio fue un castigo disciplinario por su infidelidad. Después de los setenta años de exilio el pueblo debe de haber aprendido de os beneficios de obedecer a su Dios. Pero no, seguían en el mismo egocentrismo de antes, buscaban primeramente su propio bien, y si les quedaba algo, con esto iban a servir a Dios.

Dios de puro amor, no dejaba al pueblo en su terquedad, les habla por medio del profeta Malaquías, les insultaba, les llamaba ladrones y hurtadores. Dice que todos le habían robado. Con esto Dios les hace recordar que le pueblo de Dios tiene la obligación de pagar el diezmo. Es su parte en el pacto, pagar el diezmo es una manera de afirmar el pacto y el hecho de que el pueblo de Dios está relacionado con Dios por medio del pacto. Este pacto es un pacto de gracia, de amor, de fidelidad y de misericordia. Pero el pueblo en este pacto tiene que reconocer que Dios es el dueño de todo y que al dueño hay que pagarle lo que exige.

La razón por la escasez de cosecha y por la falta de éxito en sus negocios es la falta de parte del pueblo de cumplir con su deber en el pacto, o sea, la falta de traer sus diezmos a Dios. Aunque el pueblo es remiso, Dios se muestra presto de cumplir con su parte en el pacto, y esto con creces. Jehová anima a su pueblo con promesas, y no son promesas vacías, pues las promesas de Dios siempre se cumplen. Dios dice que si pagamos los diezmos, lo que de todas maneras debemos, Él nos premiará de gran manera. Sus bendiciones serán multiplicadas milagrosamente, “Abrirá las ventanas de los cielos, y derramará sobre nosotros bendición hasta que sobreabunde”. Nos da un desafío, nos reta a ponerle a prueba.

Probadme ahora es esto, dice Jehová

Nosotros, de poca fe, no nos atrevemos a tomar en serio a Dios y ponerle a prueba, aunque nos exhorta a hacerlo, esto se es falta de fe de parte nuestra. No tomar la palabra de Dios en serio, es una falta grande de parte nuestra, es insultar a Dios. Tenemos que responder a Dios con fe, tenemos que responder a su reto, nos manda a hacerlo, y no hay duda, Él responderá tal como prometió.

Gerald Nyenhuis H.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo Las promesas de Dios siempre se cumplen (El diezmo) en Berith.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: