El diezmo, un reconocimiento de que Dios es el soberano dueño de todo

julio 22, 2018 § Deja un comentario

Venimos diciendo que es aspecto económico del diezmo no es el original. Aunque es cierto que el diezmo siempre tuvo que ver con propiedad, dinero, riqueza y posesiones. El aspecto original tiene que ver con la expresión de una relación. La presentación de los diezmos no iba en función del sostén del pueblo de Dios porque fue el pueblo de Dios que dio diezmos en el caso de Abraham (Génesis 14:20) y que hizo la promesa de diezmar, en el caso de Jacob (Génesis 28:22). En ninguno de los casos hubo una intención de sostener económicamente al Pueblo de Dios. Tenemos que explorar el asunto un poco más.

El diezmo desde sur orígenes fue una reconocimiento del hecho de que Dios es el soberano dueño de todo. El hombre caído (el único tipo que hay) siempre quiere reservar algo para sí. Tiene la tendencia de pensar que algo de lo que ha ganado pertenece a él, y que él mismo es soberano sobre todo lo que tiene. Abraham, en el pasaje que hemos citado, está regresando de una batalla que él ganó con la providencia de Dios. Según las leyes de la tierra, lo que recibió como botín era su legítima posesión y que él mismo podía disponer de todo aquello como quería. Cuando dio diezmo de todo lo que tenía a Melquisedec, Abraham reconoció su papel de mayordomo, de administrador de sus bienes y que no era su dueño absoluto. Lo que hizo es una acción significativa para hacer esta “profesión de fe” de administrador de los bienes de Dios.

La situación con Jacob es semejante pero también un poco diferente: la diferencia tiene que ver con el hecho de que Jacob, en este momento, estuvo huyendo de Dios y no tenía posesiones. Y, que es más, tenía un concepto equivocado de Dios. Pensaba que Dios era local, dueño de territorios restringidos, y que fuera de su jurisdicción uno estaría libre de Él. Confiesa: “Dios está en este lugar, y yo no lo sabía” (Génesis 28:16). Aprendió que no puede escapar de Dios ni eludir sus obligaciones con Él. Hace votos, de diezmar como reconocimiento del hecho de que tiene estas obligaciones donde quiera que vaya y sea cual fuesen sus situación en la vida.

Vemos, entonces, que el diezmo es un reconocimiento de la soberanía de Dios, y el hecho que de no podemos escapar de nuestras obligaciones con Él. Si somos el pueblo de Dios, y si vivimos por su gracia y protección, tenemos que reconocerle como Dueño de todo, en todos los lugares y en todos los tiempos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo El diezmo, un reconocimiento de que Dios es el soberano dueño de todo en Berith.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: