El diezmo, la expresión de una relación con Dios

julio 15, 2018 § Deja un comentario

El estudio del diezmo es parte importante del entendimiento de nuestro actuar diario como pueblo redimido por Dios. Estudiar y entender sobre el diezmo nos ayuda a entender más sobre la gracia soberana de Dios actuando en nuestra vida a favor de extender el Reino del cuál somos parte. Por lo anterior en las siguientes semanas, en los editoriales, retomaremos las lecciones impartidas por el Dr. Gerald Nyenhuis en las cuales expuso el tema del diezmo desde un contexto cristo-céntrico: el  Pacto. El Pacto que Dios mismo cumplió al cargar sobre su Hijo el pecado de todos nosotros.

Es demasiado común pensar en el diezmo solamente como si fuese una manera que la iglesia emplea para sostenerse. Pero por lo menos en su desarrollo histórico, la idea de sostén no es la idea principal. Es cierto; y nadie lo duda, que el diezmo es un factor importante en la prosperidad  institucional de la iglesia de Cristo. Pero esto no quiere decir que la idea del apoyo económico es la idea principal en el diezmo. Repetimos: históricamente, éste no es el concepto primordial.

Encontramos por primera vez la palabra: “diezmo en el primer libro de la Biblia. En Génesis 14:20 leemos que Abraham dio diezmos de todo a Melquisedec, el sacerdote del Dios Altísimo. Aquí no puede haber ni la menor sospecha de sostén económico para el pueblo de Dios, pues el Pueblo de Dios es Abraham, quien da el diezmo. Abraham lleva la promesa de que Dios haría su pueblo del mismo Abraham. El diezmo aquí representa la relación que Abraham lleva  con Dios. Abraham expresa la relación del pacto por medio del diezmo.

En el mismo libro de la Biblia, en Génesis 28:22, encontramos la segunda referencia al diezmo. En esta ocasión encontramos que el pueblo de Dios, en este caso, Jacob, el portador de la promesa, promete dar diezmos al Señor, porque supo que “Dios estuvo allí”, aunque no lo sabía antes. Aquí tampoco puede haber la más mínima sospecha de que se trata del sostén económico del pueblo de Dios. Podemos cuestionar la sinceridad de la fe de Jacob en ese momento, pero la promesa de Jacob era su manera de relacionarse con Dios, su manera de reconocer relación de pacto con Dios. Jacob responde a la revelación con una respuesta de pacto, ofreciendo el diezmo como reconocimiento del pacto.

Debemos notar que, desde el principio el diezmo tenía un significado diferente de la importancia económica que nosotros damos al diezmo. Su importancia cifraba en la expresión de una relación con Dios. Aunque el diezmo cobra cierta importancia económica más tarde, desde el principio no es así. La esencia del diezmo, desde sus orígenes, es una relación con Dios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo El diezmo, la expresión de una relación con Dios en Berith.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: