NUESTRO OMNISCIENTE DIOS

junio 30, 2018 § Deja un comentario

Nuestro Dios conoce todo, sabe todo, por eso afirmamos que es omnisciente. Así se revela en la Biblia. Eso significa que su conocimiento le viene de su interior, surge de dentro de Él. Este atributo es parte de su Ser. Él no tiene necesidad de  aprender porque es intrínsecamente omnisciente.

Nosotros aprendemos por la observación, por el estudio, a través de la experiencia. Construimos nuestro conocimiento mediante la exploración, la comparación, la síntesis y aprendemos a base de prueba y error. Abraham Maslow dice  que el único instinto real que tenemos los humanos es el de aprender. Lo que sabemos es porque alguien nos lo enseñó,  lo que pensamos ya fue pensado antes por alguien más. Nuestra “ignorancia ignorada”- como decía  el Pastor Nyenhuis – es abrumadora. Por eso muchas veces la vida nos toma por sorpresa y nunca acabamos de aprender; por eso instruirse cuesta tanto esfuerzo.

No sucede así con nuestro Dios, nada le toma de  improviso porque Él sabe todas las cosas, las planea y controla soberanamente conforme a Su propósito. Un ejemplo de esto es el caso del profeta Isaías, cuando advierte al pueblo de la disciplina divina que le sobrevendrá a través de la cautividad en Babilonia, así como anuncia su posterior liberación y restauración por parte de Ciro. Dice: ”Yo soy Dios . . . que anuncio desde el principio lo que sucederá y desde la antigüedad, lo que aún no acontece; que digo: Mi consejo permanecerá y haré todo lo que quiero.” (46:10).

Conocer a Dios tal como Él mismo se revela en la Biblia es muy importante, porque de no hacerlo sufriremos consecuencias indeseables y en ocasiones, trágicas. Por ejemplo, una persona que ante las pruebas y las adversidades de la vida concluye que Dios es injusto, o que no sabe lo que ocurre, o que no es  suficientemente poderoso para remediarlas, o que su amor por nosotros es cuestionable, ¿cómo podrá confiar en Él? ¿acaso podrá amarlo? ¿qué de sus principios éticos y morales? Nuestra postura existencial, nuestra manera de estar en el mundo manifiesta  nuestro sistema de creencias. Necesitamos conocer a Dios porque la vida eterna es “conocer al único Dios verdadero y a Jesucristo, a quien Él ha enviado.”

Entre otros muchos, el testimonio de Job es muy aleccionador en cuanto a conocer a Dios: “Yo conozco que todo lo puedes, y que no hay pensamiento que se esconda de ti. Por tanto, yo hablaba lo que no entendía, cosas demasiado maravillosas que no comprendía. Oye, te ruego y hablaré; te preguntaré y tú me enseñaras. De oídas te había oído pero ahora mis ojos te ven.” (42:1-5)

 Dios conoce nuestras luchas y tristezas y guarda nuestras lágrimas en una redoma (Sal 56:8); conoce nuestro servicio y lo recompensa (Mat 6); conoce también nuestros pecados y está pronto a perdonarlos (I Jn 1:9). Nuestro Dios nos conoce y todo lo sabe.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo NUESTRO OMNISCIENTE DIOS en Berith.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: