“Cristo en vosotros, la esperanza de gloria.”  Colosenses 1:27

junio 3, 2018 § Deja un comentario

Todo verdadero creyente en Cristo está en unión con Él. No solamente es una realidad que Cristo vivió y murió por nosotros, no sólo es verdad que ahora mismo Cristo intercede por nosotros; más aun, ¡Cristo mora en nuestras almas! Diversos pasajes de la Escritura nos enseñan este maravilloso hecho.

La Biblia utiliza varias ilustraciones para comunicarnos la naturaleza e importancia de que Cristo more en el alma de los suyos, en su pueblo. Jesús mismo empleó la ilustración de la vid y los pámpanos (Jn. 15). De la manera como la savia nutre a las ramas para que den fruto, Cristo lo hace con el creyente por su Espíritu. La prueba entonces de que somos cristianos no está sólo en nuestro carácter ni en nuestra vida. El amor y el servicio a Dios y a los hombres, son la evidencia real de que somos verdaderamente cristianos.

Los apóstoles Pablo y Pedro usan ilustraciones de un edificio. Como creyentes, “somos edificados sobre el fundamento de los apóstoles y  profetas, siendo la principal piedra del ángulo Jesucristo mismo . . . en quien vosotros también sois juntamente edificados para morada de Dios en el Espíritu.” (Ef. 2: 20,22). Los hombres y las mujeres convertidos, dice Pedro, son “ . . . piedras vivas (vivientes), edificadas como casa espiritual y sacerdocio santo para ofrecer sacrificios espirituales a Dios por medio de Jesucristo.” (I Pedro 2:5). La enseñanza aquí es el efecto que tiene el hecho que la iglesia sea habitada por Dios y que cada piedra sea una entidad vital en la iglesia, la cual crece constantemente y llegará a su plenitud cuando todos los elegidos de Dios vengan finalmente al conocimiento de Cristo como el fundamento de sus vidas

Una tercera ilustración es la de la cabeza y el cuerpo. Pablo la explica así: “(Dios) sometió todas las cosas bajo sus pies, y lo dio por cabeza sobre todas las cosas a la iglesia, la cual es su cuerpo, la plenitud de Aquel que todo lo llena en todo.” (Ef. 1:22,23). Nuevamente, el apóstol Pablo escribe: “Porque así como el cuerpo es uno, y tiene muchos miembros, pero todos los miembros del cuerpo, siendo muchos, son un solo cuerpo, así también Cristo.”  (1 Cor. 12:12). Cristo es la Cabeza de la iglesia y quien controla a cada uno de sus miembros.

Probablemente la ilustración más asombrosa de la unión de Cristo con su iglesia es la relación del marido con su esposa en la relación del matrimonio: “Por esto dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y los dos serán una sola carne. Grande es este misterio; mas yo digo esto respecto de Cristo y de la iglesia.” (Ef. 5:31,32). Como creyentes estamos hoy unidos  con Cristo, y unidos disfrutaremos  una bendita eternidad con nuestro Redentor.

Rev. Maurice Roberts

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo “Cristo en vosotros, la esperanza de gloria.”  Colosenses 1:27 en Berith.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: