Yo soy la resurrección y la vida; el que cree en mí, aunque esté muerto, vivirá. Y todo aquél que cree en mí, no morirá eternamente. ¿Crees esto? Juan 11:25,26

abril 1, 2018 § Deja un comentario

Jesús dijo estas palabras  en circunstancias muy especiales a Marta: Su hermano Lázaro había muerto cuatro días antes. Jesús tenía un amor especial para Lázaro y para sus dos hermanas Marta y Miryam, quienes vivían en Beit-Anyah distante a un poco más de tres kilómetros de Jerusalén, donde Jesús estaba con sus discípulos.

Las hermanas enviaron a decir a Jesús que su amado Lázaro estaba enfermo; sin embargo, Jesús no fue a verle de inmediato, sólo dijo: “esta enfermedad es para que el Hijo de Dios sea glorificado por ella.” Algunos días más tarde, Jesús declaró a sus discípulos que Lázaro había muerto y añadió una frase enigmática: “Me alegro por vosotros, de no haber estado allí, para que creáis; más vamos a él.”

Cuando Marta oyó que Jesús venía, corrió a encontrarle con lágrimas en sus ojos y un amoroso reproche en sus labios: “Si hubieras estado aquí, mi hermano no hubiera muerto . . .” y añade “pero sé ahora que todo lo que pidas a Dios, Dios te lo dará”, como una súplica velada surgida de la esperanza.

¡Que escena! ¿Cómo explicar el proceder de Jesús ante el clamor y el dolor de personas tan amadas por él? ¿Qué significan los misterios de sus palabras?

Jesús afirma a entonces: “Tu hermano resucitará” y sus palabras encuentran inmediata resonancia en el corazón de Marta: “Yo sé que resucitará en el día postrero.” La certidumbre y la fe llenaban su corazón, pero su dolor exigía ahora el dulce consuelo ante la muerte de su hermano.

Es entonces cuando el Señor hace esta majestuosa declaración: “¡Yo soy la resurrección y la vida!”, con dos implicaciones que nos llenan de esperanza: Primera, “el que cree en mí, aunque esté muerto, vivirá”; y segunda, “todo aquél que cree en mí, no morirá eternamente.” Esta es la clave del enigma que explica todo este dramático episodio del ministerio de Jesús.

Pero la historia no termina allí porque Jesús hace a continuación una pregunta, que es también para nosotros:  ¿CREES ESTO? La respuesta de Marta evidencia la gracia de Dios en su corazón: “Sí, Señor; yo he creído que tú eres el Cristo, el Hijo de Dios, que has venido al mundo”. Entonces, ocurrió el milagro: ¡Lázaro fue resucitado! El Hijo de Dios fue glorificado, pues muchos más creyeron en él.

¿Crees tú que Jesús es la resurrección y la vida? ¿Crees tú que Jesús es el Cristo, el Hijo de Dios?

¡Si crees esto, no morirás eternamente!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo Yo soy la resurrección y la vida; el que cree en mí, aunque esté muerto, vivirá. Y todo aquél que cree en mí, no morirá eternamente. ¿Crees esto? Juan 11:25,26 en Berith.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: