LA IGLESIA LOCAL Y SU ORGANIZACIÓN Gerald Nyenhuis

febrero 4, 2018 § Deja un comentario

La organización y el gobierno de la Iglesia local están en función de cumplir con la tarea que el Señor y Dueño mismo de la iglesia le asignó. Toda organización, todo ejercicio de autoridad, todo gobierno en la iglesia tienen que estar orientados a cumplir con su misión como iglesia.

Una iglesia local que no tenga organización ni gobierno no podrá realizar sus tareas ni durar como iglesia. Para tener la organización y el gobierno correctos, es necesario que hablemos de la naturaleza de la iglesia local.

La iglesia local es una institución logocéntrica, esto es, existe por la Palabra y para la Palabra; si no hay Palabra en la iglesia, no tiene base ni razón para existir. Lo central en la iglesia local, tanto para su existencia como para cumplir con su razón de existir, es el ministerio de la Palabra; de otra manera no sirve como iglesia.

La iglesia local reconoce la autoridad de Cristo; no son sus miembros quienes dan autoridad a Cristo, pues Él es su Rey. Una iglesia local es una asociación de creyentes, comprados por precio, quienes reconocen la soberana autoridad de Cristo en toda su vida, tanto en los asuntos de lo que creen (doctrina), como en lo que hacen (su ética). El señorío de Cristo es lo que distingue a la iglesia local de otras instituciones.

Los cristianos aceptamos que Cristo es la suprema autoridad en la iglesia y que la Biblia es la expresión de esa autoridad, pero el problema está en determinar cómo es que Cristo ejerce su imperio en la iglesia. Aunque Cristo no entrega su autoridad a ningún ser humano, sin embargo ejerce su autoridad por medios humanos.

Cristo rige en la iglesia por medio de su Espíritu y de su Palabra. Cuando un siervo del Señor, cumpliendo con su llamamiento, expresa, repite, interpreta  y aplica bien la Palabra de Cristo, vemos que la autoridad de Cristo está siendo ejercida por medios humanos, pero la autoridad sigue siendo de Cristo; no del ser humano. El Espíritu de Cristo está funcionando en todo el proceso, especialmente en el que oye, a fin de que reconozca la voz de Cristo en las palabras que escucha.

Ahí encontramos la radical importancia de la fidelidad a la Palabra de Dios en toda predicación y enseñanza en la iglesia local. Sólo a través de la fiel exposición del pensamiento de Cristo, Él efectivamente reinará o gobernará en la iglesia local, en nuestra iglesia. Así seremos bendecidos.

Nuestra tarea es estudiar la Biblia para que aprendamos los principios enseñados en ella y tengamos las bases para formar nuestro modelo de organización y gobierno de la iglesia, y además, vivamos en bienaventurada sujeción a la santa voluntad de Dios.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo LA IGLESIA LOCAL Y SU ORGANIZACIÓN Gerald Nyenhuis en Berith.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: