IGLESIA BERITH. ESCUELA DOMINICAL Domingo 31 de diciembre de 2017

diciembre 28, 2017 § Deja un comentario

TESOROS EN LA TIERRA Y EN EL CIELO.
Mateo 6:19 a 21
Martyn Lloyd-Jones

INTRODUCCIÓN

Esta sección del Sermón de la Montaña se refiere a nuestra relación con Dios como nuestro Padre. Vernos como hijos de Dios nos libra de dos tentaciones principales en nuestro peregrinaje: La primera es muy sutil: Procurar ser aceptado y alabado por los demás, olvidando que siempre estamos ante los ojos de Dios y es a Él a quien debemos agradar en primerísima instancia. El segundo asunto tiene que ver con cómo vivir en la presencia de Dios mientras que vivimos en este mundo, con sus presiones y afanes. “El mundo” no es un espacio físico o una multitud de personas; más bien, es una mentalidad, una manera de concebir y entender la vida entera.

¿Cómo vivir en un mundo así? No es fácil, advierte el Señor pues Él mismo sufrió la tentación.  Hay que preparase en lo secreto de tu habitación para después salir a hacer nuestra labor en este mundo. Necesitamos toda la armadura de Dios, pues no tenemos lucha contra carne y sangre. Los ataques del mundo generalmente revisten dos formas: a) Una posición de amar al mundo y las cosas que están en el mundo (vs. 19 a 24) y b)  una posición de ansiedad respecto a nuestra subsistencia mientras vivimos en esta tierra. (vs. 26 a 34)

Para tratar con ellos, es necesario hacerlo desde la óptica de que somos hijos de Dios. Es indispensable que así nos veamos. No se trata de monasticismo; la Biblia nos enseña cómo vencer al mundo. Jesús lo definió en términos de una aguda afirmación que también es un mandato: “Nos os hagáis tesoros en la tierra……sino haceos tesoros en el cielo….”

¿QUÉ SIGNIFICA  “NO HACER TESOROS EN LA TIERRA?”

En primer lugar los tesoros no se refieren solamente al dinero. Tiene que ver con toda una actitud hacia la vida respecto de las posesiones de que disfrutamos en este mundo. Todos tenemos tesoros en una u otra forma y allí está nuestro corazón: El dinero, la posición, la autoridad o el poder, el status, la esposa o el esposo, los hijos, el bienestar, aún el trabajo que realizamos puede ser ese tesoro. Ciertas aptitudes, la fuerza, la belleza, el reconocimiento social, etc. Estas cosas no son malas en sí; el problema está en la actitud que tenemos respecto de ellas, que pueden llegar a convertirse en nuestros tesoros en el mundo.

El problema está en dedicarnos a crear tesoros que sólo pertenecen a este mundo, los cuales al final de la vida se desvanecen. No importa que tan grandes o pequeños sean, necesitamos estar advertidos sobre el riesgo de que estos tesoros nos posean y nos hagan perder la correcta perspectiva de la vida. Ellos pueden llegar a marcar las prioridades y ruta de nuestras vidas en menoscabo de nuestra vida espiritual. “La intención guía a la atención” Donde está vuestro tesoro, allí esta vuestro corazón.

Ahora bien, ¿qué significa “hacer tesoros en la tierra”? La orden del Señor es evitar concentrar nuestra atención y la vida misma sólo en este mundo y en sus valores, sin tomar en cuenta la perspectiva de Dios, nuestro Padre. Hay muchísimas personas que cada día causan graves daños y vacíos a su vida espiritual. Hay que estar alerta cuando se ocupan puestos de alta responsabilidad o de gran visibilidad (aun con el propósito del bienestar de nuestras familias). Esto también puede ocurrir en trabajos con gran contenido espiritual. Lloyd Jones, en su experiencia pastoral afirma que esto ha causado mucho daño a la iglesia. Ha habido pastores que han sido arruinados por sus congregaciones – dice él –  al ensalzar su labor como tales que, sin darse cuenta, cambian su atención hacia cómo mantener y aumentar la aprobación de su congregación. La tentación está en el deseo de ser reconocidos y aceptados, de tener éxito en su trabajo. ¡Tan sutil es el enemigo!  “No os hagáis tesoros (cualquiera que sea su forma) en la tierra”, ¡esa es la orden!

HACEOS TESOROS EN EL CIELO

En primer lugar digamos qué no es “hacer tesoros en el cielo”: No es que gastemos nuestra vida en esta tierra tratando de asegurar un lugar en los cielos, no es ganar nuestra salvación. Esta idea va en contra de la doctrina de la gracia y de la justificación por fe. Recordemos que estas palabras forman parte del discurso que incluye las bienaventuranzas: Ser pobre en espíritu, llorar al tomar conciencia de nuestra condición, ser humildes en una vida de gratitud, etc. Eso no es “hacer tesoros en el cielo”.

¿Qué sí es? Este es un tema que la Biblia aborda en muchas partes. La parábola del mayordomo injusto (Lucas 16): Ya que los hijos de este siglo son más sagaces en el trato con sus semejantes que los hijos de luz, el pueblo de Dios debe ser más astuto en buscar el bien espiritual, al usar los tesoros que su Señor ha puesto en sus manos como mayordomos. “Usen sus riquezas – dice Lloyd-Jones – mientras estén en la tierra de tal manera que cuando lleguen a los cielos, aquellos a quienes beneficiaron, les reciban allá con alegría. San Pablo en I a Timoteo 6:17 a 19 dice: “A los ricos de este siglo manda que no sean altivos, ni pongan la esperanza en las riquezas, las cuales son inciertas; sino en el Dios vivo que nos da todas las cosas en abundancia para que las disfrutemos; que hagan bien, que sean ricos en buenas obras, dadivosos, generosos; atesorando para sí buen fundamento para lo porvenir, que echen mano de la vida eterna.”

Ya que has sido bendecidos con riquezas, úsalas de ral manera que tengas un tesoro en el cielo. El Señor lo dice así en Mateo 25:34 a 40, “por cuanto lo hicisteis a uno de estos, mis hermanos pequeñitos, a mí lo hicisteis. . .buen siervo y fiel. ¡Entra en el gozo de tu Señor!”

Otra fue la experiencia del joven rico: Confiar en las riquezas, en uno mismo es fatal pues nos impide apropiarnos de la bienaventuranza de ser pobres en espíritu, y de ellos es el reino de los cielos. Trabajad no por la comida que perece; sino por la que a vida eterna permanece”, dijo el Señor. ¡Eso es hacer tesoros en el cielo!

¿CÓMO PODEMOS HACER TESOROS EN EL CIELO?

Lo primero es tener un enfoque correcto de los que es la vida y de lo que es la gloria de Dios. El principio es  SOMOS PEREGRINOS  que andamos cada día bajo la amorosa mirada de Dios y caminamos en la dirección que Dios ha señalado, hacia la esperanza eterna. Si recordamos esta verdad, no podemos equivocarnos. ¿Cómo es que los testigos de la fe de Hebreos 11 hicieron lo que hicieron? Confesaban que era extranjeros y peregrinos sobre la tierra, se sostuvieron  como viendo al Invisible, daban a entender que buscaban una patria mejor, celestial; tenían puesta la mirada en el galardón, esperaban la ciudad que tiene fundamentos cuyo constructor y arquitecto es Dios.

Si nos apropiamos de esa perspectiva, de ese principio, TODO CAE EN SU LUGAR: Somos peregrinos, vamos en busca de la patria celestial, la ciudad de Dios. Sólo vamos de paso. Entonces tenemos un nuevo entendimiento formado por la Palabra de Dios: Somos mayordomos, tenemos que dar cuenta de los tesoros que Él mismo a puesto a nuestra disposición: dinero, capacidad intelectual, tiempo, nosotros mismos y entonces, surge la pregunta: ¿Cómo puedo usar todo esto para la gloria de Dios? Debo ser consciente de esta verdad y mantener la actitud y perspectiva correctas. Hacer las cosas que a Dios le agradan siendo un mayordomo fiel.

Todo se basa, entonces, en darme cuenta de quién soy y cómo me veo a mismo y por ende, cómo veo la vida en este mundo. Recordar que soy un hijo de Dios y que Él me puso aquí con un propósito. Los dones que me dio, son suyos (I Cor. 3). Los bienes no son el el centro ni el propósito de mi vida. Yo los poseo; ellos no me poseen. Entre tanto, hago tesoros en el cielo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo IGLESIA BERITH. ESCUELA DOMINICAL Domingo 31 de diciembre de 2017 en Berith.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: