DE-FORMACIÓN  –  RE-FORMACIÓN

julio 30, 2017 § Deja un comentario

Para entender la Reforma Religiosa del siglo XVI es necesario comprender primero la de-formación de la Iglesia. La Reforma fue un movimiento para recuperar una época de oro perdida de la pureza primitiva de la iglesia. ¿Por qué y cómo sucedió esa caída? Una explicación  es que el Cristianismo se asentó en éxitos que eventualmente le estaban conduciendo a su fracaso.

Su primer éxito fue su expansión, con sacrificio de la Verdad. La iglesia aceptó las modalidades de pensamientos, conductas y prácticas de los nuevos conversos que procedían de diversas regiones del Imperio. Los antiguos dioses sobrevivieron, ya sea como demonios o transfiriendo sus funciones a los “santos” cristianos. Las prácticas y ritos paganos se incorporaron tersamente a la religión cristiana, en un enorme sincretismo que prevalece hasta hoy en la iglesia de Roma.

Otro éxito fue la filantropía. La iglesia sirvió tan devotamente a los pobres que, con el tiempo, acumuló grandes riquezas y los hombres cayeron en corrupción y decadencia. Un monje formuló la regla de que la piedad engendra trabajo, el trabajo crea riqueza y la riqueza destruye la piedad.

La iglesia también tuvo gran éxito en el campo de la política. Con la caída del Imperio Romano bajo los bárbaros, la Iglesia asumió muchas funciones del gobierno y quedó atrapada en complicaciones e intereses políticos. Tomó el liderazgo entre los príncipes cristianos para que dejaran de devorarse entre sí y se unieran a luchar contra el infiel en las Cruzadas. El Papado del siglo XIII ejerció el “dominio espiritual sobre el temporal de los príncipes” e internacionalmente se convirtió durante siglos en una poderosa fuerza política y económica.

En el campo de la Teología la gran nueva síntesis del Cristianismo con elementos integrados del Judaísmo, del Islam y de Aristóteles en los trabajos de Tomás de Aquino, produjo en la Edad Media tal rotura entre la razón y la fe, que se establecieron dos sistemas diferentes de lógica.

Y entonces nos preguntamos: ¿Dónde  estaba el Evangelio y su misión evangelizadora? ¿dónde la fidelidad a la Palabra? ¿dónde el amor a los hermanos y la edificación del cuerpo de Cristo? ¿Dónde la expansión del Reino de Cristo?

Dios en su misericordia infinita movió a muchos hombres, en diferentes países y circunstancias, para re-formar la Iglesia. Esta es nuestra herencia.

Muchos en su ignorancia o mala fe  señalan a la Iglesia Re-formada como una nueva religión, que agravió y escindió a la Santa Iglesia de Cristo; sin darse cuenta de que el propósito de Dios a través de los re-formadores, fue volver a Su Iglesia a la Verdad  de Jesucristo, como es revelada en la Santa Biblia. “La Iglesia Reformada siempre reformándose, conforme a la Palabra de Dios.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo DE-FORMACIÓN  –  RE-FORMACIÓN en Berith.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: