LOS PELIGROS DE LA TOLERANCIA

julio 17, 2017 § Deja un comentario

En 1545 el Emperador Carlos V presidió una dieta imperial en Espira, en la que prometió a los alemanes que por un período breve ningún partido sufriría daño alguno por motivos religiosos, dado que el Imperio debía dirigir y concentrar su atención contra los franceses. El Papa Pablo III se ofendió pues “el emperador había puesto a los herejes a un mismo plano con los católico-romanos.”

Juan Calvino publicó entonces un tratado “La Necesidad de Reformar la Iglesia” para defender la verdad del Evangelio y la inocencia de los creyentes. En él, responde a asuntos como por qué los protestantes demandaron una Reforma, por qué era necesario separarse de Roma, qué se necesitaba para tener una reforma genuina.

Por la importancia de este tratado, hace ya algunos años, hubo un estudio muy vasto sobre dicho libro en nuestra iglesia. Conocer este documento (disponible en internet), nos dará criterios bíblicos que nos ayudarán a evitar discusiones estériles entre nosotros. Sigue una breve cita del  Reformador:

En una corrupción tan extrema de la sana doctrina, en una corrupción de los sacramentos tan infame y en una condición tan deplorable de la iglesia, algunos quedarían satisfechos con una tolerancia perversa de nuestra parte, por la cual habríamos traicionado la adoración a Dios, la gloria de Cristo, la salvación de los hombres, la administración completa de los sacramentos y el gobierno de la iglesia.

 Hay algo engañoso en el nombre de la moderación y  la tolerancia, cualidades que tienen  apariencia justa, y parecen dignas de elogio; pero la regla que debemos observar en todo lo que está en juego es esta: Nunca soportar con paciencia que el nombre sagrado de Dios sea atacado con blasfemias impías; que su verdad eterna sea suprimida por las mentiras del Diablo; que Cristo sea insultado, sus misterios sacrosantos contaminados, las infelices almas cruelmente destruidas, y la iglesia se retuerza en agonía bajo los efectos de una herida mortal.

Esto sería no mansedumbre, sino indiferencia impía sobre cosas a las cuales todas las demás deberían posponerse.”

La necesidad de re-formar la iglesia es mucho más apremiante en nuestros días ya que el secularismo ha minado los fundamentos de la Reforma del siglo XVI; fundamentos que sostuvieron por siglos los pilares de la civilización occidental; y sobre todo, cuando el ecumenismo ha infiltrado muchas denominaciones cristianas y se cuestiona la causa por la cual centenares de mártires entregaron sus vidas a la hoguera. (Joel Chairez)

Hoy los intolerantes son mal vistos, anticuados. Lo de hoy es la tolerancia; pero ¿cuáles son sus límites? ¿qué tiene la Biblia que decir al respecto?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo LOS PELIGROS DE LA TOLERANCIA en Berith.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: