La declaración clásica

julio 9, 2017 § Deja un comentario

La “Edad de Oro” de la teología en la Gran Bretaña se dio en el siglo XVII. Los Reformadores asentaron los cimientos de la doctrina bíblica y fueron a su descanso eterno. Las generaciones que siguieron en Inglaterra y Escocia se dedicaron a la tarea de refinar estas afirmaciones doctrinales dándoles sus formulaciones clásicas.

Ninguna de estas expresiones teológicas merece tanto nuestro respeto como la Confesión de Fe de Westminster. El capítulo XI “De la Justificación” es una exposición ejemplar de esta doctrina cardinal. A la letra dice en su primer punto:

“A los que Dios llama de una manera eficaz, también justifica gratuitamente,  no infundiendo justicia en ellos sino perdonándolos sus pecados, y contando y aceptando sus personas como justas; no por algo obrado en ellos o hecho por ellos, sino solamente por causa de Cristo; no por imputarles la fe misma, ni el acto de creer, ni alguna otra obediencia evangélica como su justicia, sino imputándoles la obediencia y satisfacción de Cristo, y ellos por la fe le reciben y descansan en él y en su justicia. Esta fe no la tienen de ellos mismos. Es un don de  Dios.” Notemos ahora los puntos esenciales de esta declaración:

  1. Dios en su soberanía llama eficazmente a los que han de ser salvos y los justifica gratuitamente por su gracia.
  2. La Justificación consiste en perdonar sus pecados, contando y aceptando sus personas como justas.
  3. La Justificación es la imputación que Dios hace al creyente de la obediencia y satisfacción de Cristo. Somos justificados por los solos méritos de Cristo.
  4. Ninguna otra cosa tiene mérito alguno; solamente la obra de Cristo en su vida y en su muerte.
  5. El medio por el cual un pecador recibe la justicia de Cristo es la fe, la cual es el único instrumento de justificación
  6. Más aun, la fe verdadera por la que somos justificados es un don de Dios.

Este editorial es apenas un esbozo de la  verdad que los teólogos de Westminster declararon sobre la doctrina de la Justificación, enfatizando  que ésta se obtiene por la fe sola. Con ello, respaldaron completamente la convicción de Lutero y de otros Reformadores, y difieren fundamentalmente de la enseñanza católico romana sobre la Justificación.

Hay muchas otras declaraciones importantes en la Confesión de Fe de Westminster respecto a la justificación y a las grandes verdades reveladas en la Biblia. Siempre es de gran provecho estudiar  este documento para nutrir y fortalecer nuestra fe.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo La declaración clásica en Berith.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: