“Ecclesia Reformata, Semper Reformanda”

julio 1, 2017 § Deja un comentario

En este año la iglesia evangélica celebra 500 años del inicio de la Reforma Religiosa del siglo XVI, pues fue el 31 de octubre de 1517 cuando Martín Lutero clavó sus 95 tesis en las puertas de la catedral de Wittemberg, denunciando así graves errores y reiterados abusos de la iglesia de Roma, la cual ya estaba corrompida y apartada de la fe tal y como se revela en la Biblia.

Es una gran celebración a nivel mundial porque a través de este movimiento providencial, la Palabra de Dios ha venido a ocupar de nuevo su sitio en el centro mismo de la Iglesia de Cristo y en el corazón de millones de cristianos. La Biblia es nuestra regla de fe y conducta. Desde ahora y hasta octubre próximo, los editoriales abordarán temas relacionados con este evento: Sus énfasis y enseñanzas principales, documentos, sermones, biografías, comentarios históricos, etc.

Hoy iniciamos con un lema que, si bien surgió hasta 1654 en la Iglesia Reformada de Holanda, se ha convertido en un toque de clarín entre los evangélicos, quienes no deben estar satisfechos con el status quo, sino mantener viva la reforma. Es un lema que resume el sentido de energía activa y continua de la reforma en cada generación:

“La Iglesia Reformada, siempre reformándose”

Cuando Calvino y otros reformadores de los siglos XVI y XVII escribieron tratados sobre la necesidad de reformar la iglesia, estaban muy conscientes de que debido al pecado y sus efectos, la iglesia tiende a corromperse. Por ello, la iglesia siempre necesita estar alerta en cuanto a la predicación fiel de la Palabra, sus prácticas de culto y administración de sacramentos, cómo se gobierna y ejerce el orden, en sujeción a la cabeza, que es Cristo, y también en cuanto a la disciplina cristiana entre sus miembros.

La iglesia está fundada en la Palabra de Dios. Notemos que en este proceso, la iglesia no se reforma por sí misma; es reformada por la Palabra. Dios lo hace a través de la predicación del evangelio bajo el poder del Santo Espíritu. Por lo mismo, dicha reforma tiene sus marcos; no se trata de cambiar y adaptar la doctrina y usos de la iglesia a las modas ni necesidades sentidas en cada generación.

Las verdades fundacionales del cristianismo evangélico se mantienen inviolables en la ecclesia reformata: Sola la Escritura, Sola la fe, sola la gracia, solo Cristo, solo a Dios la gloria. Estas cinco maravillosas verdades, encapsuladas en las solas, necesitan ser clara y vigorosamente predicadas en cada generación.

En el siglo XX, este lema ha sido complementado así: “Ecclesia reformata, semper reformanda secundum verbum Dei”: La Iglesia Reformada, siempre reformándose de acuerdo con la Palabra de Dios.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo “Ecclesia Reformata, Semper Reformanda” en Berith.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: