“Bienaventurados los de limpio corazón, porque ellos verán a Dios”

junio 20, 2017 § Deja un comentario

Llegamos ahora a una de las declaraciones mayores de la Biblia: “Ellos verán a Dios.” La visión de Dios es el summum bonum. Ver a Dios es el fin último de toda religión.

Suponga usted por un momento, que Dios le concediera una audiencia privada de una hora, dentro de una semana. ¿Cómo se prepararía? ¿Comprando ropa apropiada, yendo a la estética? ¿trabajando en una presentación o argumento que causara la mejor impresión posible? ¿visitando a los pobres y necesitados o tal vez una prisión? ¿haciendo una contribución caritativa importante?

Creo que la inmensa mayoría de nosotros se preocuparía por la condición de su corazón, pues esto es lo que realmente le interesa a Dios, un corazón limpio.

El corazón es el centro del ser humano, de su personalidad integral: mente, intelecto, emoción, voluntad. En la vida diaria, el aspecto físico de las personas no nos dice lo suficiente cuando realmente queremos saber quiénes son, hace falta conocer su corazón. Dios centra su atención en nuestro corazón. “Dame hijo mío, tu corazón”.

¿Cómo está el corazón del hombre? Dios describe su condición como muy grave, desesperadamente enferma. Jesús nos enseñó que del corazón salen los malos pensamientos, adulterios y fornicaciones Todas estas maldades de dentro salen y contaminan al hombre.” Jeremías va al fondo del problema: “Engañoso es el corazón más que todas las cosas y perverso, ¿quién lo conocerá?” 

El corazón necesita ser limpiado, requiere pureza. En la Jerusalén celestial “no entrará ninguna cosa inmunda. Bienaventurados los que lavan sus ropa para entrar por las puertas de la ciudad”. Ser de limpio corazón significa Amar al Señor tu Dios con todo tu corazón y con toda tu alma, y con toda tu mente.” “ Sin santidad, nadie verá al Señor. ” 

Sólo Dios pudo limpiar nuestro corazón a través de la regeneración, haciéndonos aceptables para Dios en Cristo y provee cada día los medios para nuestra pureza por obra del Espíritu Santo, para que seamos entendidos de cuál es la voluntad del Señor. Dios ha prometido: “Y les daré un corazón y espíritu nuevo pondré dentro de ellos para que anden en mis ordenanzas, y guarden mis decretos.” 

¿Qué significa que “veremos a Dios”? Por increíble que lo parezca, usted y yo estamos destinados a habitar en la presencia de Dios. “Cuando Él se manifieste, seremos como Él, porque le veremos tal como Él es.” Esto es lo más sorprendente que se ha dicho jamás al hombre. Escuchamos en el Apocalipsis a los redimidos alabando al Señor. Su bienaventuranza, su felicidad es inimaginable.

Siendo ésta la promesa de Dios a sus hijos, nuestro anhelo de tener un limpio corazón debe marcar el sentido de nuestras vidas y conducta de cada día.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo “Bienaventurados los de limpio corazón, porque ellos verán a Dios” en Berith.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: