“Bienaventurados los misericordiosos por que ellos recibirá misericordia”

mayo 27, 2017 § Deja un comentario

Todos tenemos memorias y recuerdos, son parte de nuestra identidad, pero también vivimos inclinados hacia el futuro. Nuestra vida entera se organiza y toma sentido alrededor del mañana. Todos necesitamos tener esperanza.

La esperanza y felicidad que Dios nos concede depende de la condición de nuestro corazón y no de prácticas o actos religiosos externos. Jesús llamó a los fariseos “sepulcros blanqueados” porque se preocupaban sólo por “ser vistos por los hombres”.

El hilo conductor de las bienaventuranzas nos demuestra que la felicidad comienza al reconocer nuestra bancarrota espiritual, ser pobres en espíritu, la cual nos mueve a llorar por haber ofendido a Dios. De estas dos experiencias brota la mansedumbre. Sabemos también que el principio de la verdadera felicidad de los cristianos se basa en el hecho de haber sido justificados y tener paz con Dios, pues nuestra hambre y sed de justicia han sido saciadas plenamente por Su gracia.

Ahora consideramos una segunda trilogía de las bienaventuranzas que tiene que ver con las consecuencias o resultados de esta nueva relación con Dios: Bienaventurados los misericordiosos, los de limpio corazón y los pacificadores. 

Es necesario aclarar algo antes de seguir adelante: El Evangelio da prioridad a ser antes que a hacer. Para actuar como cristianos es necesario que seamos cristianos. Ya hemos insistido en que este sermón está dirigido a los discípulos; no al mundo. No puede el buen árbol dar malos frutos, ni el árbol malo dar frutos buenos…así que, por sus frutos los conoceréis. Lo que sigue es resultado de la obra de Dios en sus hijos y nos es enseñado para que al practicarlo seamos más plenos y felices.

Los misericordiosos sienten compasión por los que están en necesidad y actúan en consecuencia. La misericordia es la expresión de compasión del redimido, acompañada de un esfuerzo por aliviar la situación del necesitado. Una gran ilustración del significado de la misericordia está en la parábola del Buen Samaritano.

Los misericordiosos expresan compasión y ayuda hacia quienes no lo merecen. Jesús, habiendo sido escupido, golpeado, desnudado y escarnecido, clamó al Padre: “Perdónalos, porque no saben lo que hacen.” El conocía mejor que nadie la condición caída y miserable de quienes le crucificaban, comprendió que eran presa de su pecado y rogó por ellos y por nosotros.

Recibir misericordia de Dios no es consecuencia de que nosotros seamos misericordiosos; si de esto dependiera, ninguno podríamos aspirar a ella. Los misericordiosos son solamente aquellos que han experimentado en su vida la misericordia de Dios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo “Bienaventurados los misericordiosos por que ellos recibirá misericordia” en Berith.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: