¿QUÉ SON Y CÓMO SE RELACIONAN LAS BIENAVENTURANZAS?

mayo 7, 2017 § Deja un comentario

El Señor Jesús afirma que la verdadera felicidad no depende de las circunstancias, sino de nuestro estado espiritual, tiene que ver con la condición de nuestro corazón. Se basa en un entendimiento diferente y aún opuesto al enfoque del mundo. La enseñanza de Jesús sobre la felicidad del cristiano tiene un planteamiento paradójico:

Existen muchos libros de auto-ayuda sobre cómo tener éxito, cómo hacer buenos negocios o ganar el primer millón, cómo ganar amigos o conquistar una pareja, etc. Por su parte, Jesús nos dice: “Sé pobre en espíritu, llora, está triste, sé humilde, aprende a ser el último, el menos importante”. No he visto en las tiendas un solo libro de auto-ayuda que diga cómo ser pobre, cómo pasar la noche llorando o enseñe cómo ponerse al final de la fila.

Las bienaventuranzas son la descripción del carácter cristiano en sus rasgos y peculiaridades esenciales y señalan el camino a la verdadera felicidad. El Sermón de la Montaña enfatiza primero el carácter del redimido y después señala cuál es la conducta que le es propia, de acuerdo con su nueva identidad según la voluntad de Dios.

Esta descripción concierne a todos los cristianos. La iglesia de Roma ha hecho una distinción errónea entre los cristianos excepcionales y los ordinarios y “santifica” a los primeros. La Biblia no enseña tal cosa; todos los elegidos ya han sido santificados, apartados por Dios para Su gloria.

Tampoco es posible seleccionar algunas de estas bienaventuranzas. Es una descripción armónica, inter-relacionada que no puede dividirse. Todas ellas describen en su conjunto el carácter cristiano. Si en nuestra experiencia, mostramos algunas de ellas con mayor o menor claridad, esto no significa que su manifestación plena no sea la voluntad de Dios para nosotros. Veamos la lógica de su enseñanza y la relación entre ellas:

Las primeras tres bienaventuranzas forman una trilogía. Necesitamos considerarlas juntas: Ser pobres en espíritu – darnos cuenta de nuestra lamentable condición – desemboca en estar tristes o llorar, como una respuesta emocional ante esa realidad, y finalmente ser mansos o humildes, es un reflejo en la actitud que tal experiencia nos deja, modelando nuestras acciones en lo sucesivo.

La respuesta a esta condición se encuentra en la experiencia de tener “hambre y sed de ser justificados.” Ser justificados, perdonados por Dios y sabernos en paz con Él es la única opción verdadera que tenemos para ser realmente felices.

Encontramos a continuación una segunda trilogía que tiene que ver con los resultados o efectos que produce la justificación en el creyente: Ser misericordiosos, puros de corazón y pacificadores. Las dos bendiciones finales reflejan la reacción del mundo ante el avance del Reino de Cristo. Aún la persecución y los vituperios que sufren los creyentes forman parte de su felicidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo ¿QUÉ SON Y CÓMO SE RELACIONAN LAS BIENAVENTURANZAS? en Berith.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: