¿QUÉ ES UNA REUNIÓN CONGREGACIONAL ORDINARIA?

febrero 12, 2017 § Deja un comentario

Hemos notado con preocupación que hay entre nosotros desconocimiento de cómo se gobierna la iglesia presbiteriana. Esto no es culpa de la congregación; más bien es una falta de atención del Consistorio.

 En las importantes pláticas que el Dr. Oostendorp presentó a la iglesia en octubre pasado sobre el Modelo Presbiteriano o Reformado de Gobierno de la Iglesia recordamos que, “las reuniones congregacionales tienen como propósito obtener la cooperación de la congregación en la elección de oficiales y escuchar comentarios sobre otros asuntos mayores y/o necesidades que la iglesia exponga, excepto los relacionados con la supervisión y disciplina.”

 “Son convocadas y conducidas por el Consistorio para tratar solamente los asuntos que el propio Consistorio presente. Todos los miembros en plena comunión tiene derecho al voto.”

“Las decisiones sobre los asuntos que la congregación mencione en la reunión corresponden al Consistorio, como cuerpo gobernante de la iglesia, en sus sesiones de trabajo con base en la consideración  y estudio serio de tales asuntos.”

“En dichas reuniones también se presenta el presupuesto anual, el cual requiere de la aprobación y compromiso congregacional.

Los consistorios deben escoger con mucho cuidado qué asuntos se presentan a la iglesia, pues no están obligados a someter todos los asuntos a  votación de la congregación. No es sabio someter a votación los asuntoscuya decisión corresponde al Consistorio en su ámbito de autoridad pastoral.”

Para comprender con mayor claridad lo que se menciona en los párrafos anteriores es necesario abundar en algunos temas por lo que, basados  en el libro “La Iglesia Local” del Pastor  Gerald Nyenhuis, comentaremos de manera sencilla algunos aspectos esenciales.

LA NATURALEZA DE LA IGLESIA LOCAL

Hay mucha confusión sobre este asunto en nuestros días. No sólo hay “asociaciones religiosas” (mal llamadas iglesias), que no siguen las pautas bíblicas, sino que existen otros grupos e iglesias que adoptan modelos  de organizaciones humanas o se basan en leyes y reglamentos emanados del estado.

De ahí que algunas personas creen  que la Iglesia es una asociación de creyentes con intereses afines, quienes manejan sus asuntos democráticamente,  donde cada uno tiene igual derecho para manejar los asuntos de la organización. En tal caso no hay ley superior a la voluntad de la colectividad y no hay propósito más alto  que el que grupo proponga para sí mismo.

La Iglesia no puede concebirse meramente como una asociación voluntaria de personas con intereses similares. Tiene que pensar en sí misma como el cuerpo de Cristo, gobernada por Cristo, su Rey.

LA GLORIA DE LA IGLESIA LOCAL

El núcleo fundamental, la base de la Iglesia Universal es la congregación local. Esta iglesia se relaciona con las demás en organizaciones eclesiásticas (presbiterios, sínodos, asambleas), pero reconociéndose siempre como una unidad propia. Se debe mantener un sentido de la gloria de la iglesia local como cuerpo de Cristo, y tratar con reverencia a esta obra de Dios.

En esto consiste la Gloria de la iglesia: En su  llamamiento a predicar la Palabra de Dios, dar a conocer su Nombre en todo el mundo, proclamar las buenas noticias,llamar a las gentes al arrepentimiento y salvación. Esta es la gloria de la Iglesia Universal y de cada iglesia local.

Tal vez la gloria más grande de las iglesias es que son amadas por Cristo. Pablo dice, en Efesios 5, que Cristo amó a la Iglesia y se entregó a sí mismo por ella. Este amor se ve reflejado en la Iglesia, tenemos que amarnos los unos a los otros, tal como Cristo nos amó.

LOS MIEMBROS DE LA IGLESIA

Así como en el cuerpo de Cristo sólo están aquellos que están unidos a Él por la fe – es decir los que son salvos – de la misma manera la iglesia local, la manifestación concreta del cuerpo de Cristo, sólo puede recibir como miembros a aquellos que tienen un testimonio convincente de que son verdaderamente convertidos.Todos  los verdaderos miembros confiesan que son pecadores, confían en Cristo para su salvación y muestran un nuevo estilo de vida.

LA COMUNIÓN DE LOS CREYENTES

La base del compañerismo cristiano es la sana doctrina. Este es el acuerdo esencial. No es posible estar de acuerdo sin que haya puntos de concordancia. Por esta razón la Iglesia Presbiteriana tiene credos y confesiones, “formulas de acuerdo” o  “formas de unidad”. Somos confesionales.

Es muy importante y significativo que la primera  y principal actividad de la iglesia local de Jerusalén fuera la de perseverar en la doctrina.(Hechos 2:46)

El desarrollo del amor y el afecto entre los miembros de la iglesia es de suma importancia y el cristiano nunca debe flaquear en el esfuerzo por lograrlo; pero los apóstoles no pusieron esto en primer lugar. El desarrollo del amor y del afecto se logra a base de un acuerdo en la sana doctrina. Todas las actividades de la iglesia deben tener su base en la verdad revelada y en la expresión de esta verdad que llamamos doctrina.

LA ORGANIZACIÓN DE LA IGLESIA

La tarea de la iglesia local y su gobierno son asuntos que llevan entre sí una estrecha relación. La organización de la iglesia, o sea, su gobierno, está en función de cumplir con el trabajo, con la tarea  que el Señor de la Iglesia le dio.

Sin embargo, no es solamente la tarea lo que determina la organización de la iglesia local. Su naturaleza es determinante de su forma de gobierno. La iglesia está por naturaleza centrada  en la Palabra. Esto determina su organización. Su estructura, ejercicio de autoridad, forma de gobierno tienen que reflejar  sumisión a la Palabra y mantener este énfasis.

EL EJERCICIO DE LA AUTORIDAD

Casi todos los cristianos están de acuerdo, por lo menos de palabra, en que Cristo es la suprema autoridad en la iglesia. Muchos también estarían de acuerdo en afirmar que la Biblia es la expresión de esta autoridad. El problema no está en afirmar la autoridad de Cristo, sino en determinar cómo ejerce Cristo su autoridad en la Iglesia. Veamos algunos criterios:

A. Cristo entregó el ejercicio de su autoridad a selectas personas, quiénes pueden hablar en el nombre de Cristo y son sus “vicarios”. El exponente más notable de este criterio es el catolicismo romano. Esta no es la enseñanza bíblica.

B. En la Iglesia Bautista, los ministros de la Palabra son los ancianos y solamente ellos; los demás oficiales son diáconos. Este concepto se une casi siempre con el tipo “congregacional” de gobierno de la iglesia. En este sistema el conjunto de los feligreses es la autoridad máxima.Las decisiones se toman democráticamente. Esto hace que el pastor gobierne a la iglesia local con la venia de la congregación. Si la congregación en sus reuniones no aprueba las propuestas del pastor, éste normalmente tiene que salir. Nosotros no somos congregacionales.

C. Casi al otro extremo está el sistema “episcopal”. En México encontramos este sistema en la Iglesia Metodista,en la cual el gobierno de la iglesia local está fuera de la congregación. Los obispos, tienen la autoridad en la iglesia. Los pastores son nombrados por los obispos y son una extensión de su autoridad. Nosotros no somos episcopales.

EL MODELO PRESBITERIANO

Juan Calvino desarrolló las bases del modelo presbiteriano de gobierno de la iglesia en Ginebra,en el Cuarto Libro de “La Institución de la Religión Cristiana.” Algunos de sus puntos básicos son:

La autoridad de las Escrituras.

Cristo es el Señor de la Iglesia.

Gobierno representativo por medio de consistorios (ancianos y diáconos) cuyos miembros son elegidos por los miembros de la iglesia.

  • Los ancianos (presbíteros), son llamados por Cristo a su oficio.
  • Su trabajo es gobernar la iglesia conforme a la Palabra.
  • Cristo les dio la tarea de administrar la disciplina.
  • Es responsabilidad de la iglesia elegir como ancianos a quienes sea evidente que el Espíritu les ha dado el carácter , atributos y cualidades necesarias para desempeñar fielmente su oficio.
  • En cada iglesia habrá un consistorio formado por ministros de la Palabra (Ancianos Docentes), Ancianos Gobernantes y Diáconos.
  • Los miembros de la iglesia están de acuerdo con este modelo de gobierno y se han comprometido a observarlo.

 Los oficios.  La Biblia distingue con claridad los oficios de anciano y  de diácono. Calvino y la tradición reformada interpretan el pasaje de Hechos 6 como el establecimiento del oficio de diáconos, teniendo siempre a su cargo la obra de misericordia en las iglesias. No están en una categoría inferior a la de los demás oficiales. Todos merecen nuestro respeto.

Requisitos de los oficiales y de sus esposas. Se describen en I Tim. capítulo 3:1-13. Este es un tema que debemos tomar con seriedad. Hay que leer este pasaje  con cuidado y tenerlo muy presente al proponer y votar por los candidatos. Las esposas son  apoyo muy importante para los oficiales.

CONCLUSIÓN

El gobierno de la iglesia es un tema doctrinal muy amplio e importante para la vida y bienestar de la Iglesia local. No podemos concluir aun,pues hay mucho más por aprender y poner en práctica; sin embargo, por ahora le invitamos a que vuelva a leer: ¿QUÉ ES UNA REUNIÓN CONGREGACIONAL ORDINARIA?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo ¿QUÉ ES UNA REUNIÓN CONGREGACIONAL ORDINARIA? en Berith.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: