EL REINO DELPRÍNCIPE DE PAZ

diciembre 18, 2016 § Deja un comentario

“Y se llamará su nombre . . . Príncipe de Paz para que el dominio suyo se incremente y que la paz se instale sin fin sobre el trono de David y sobre su reino, para establecerlo y sostenerlo por la justicia y la rectitud, desde ahora y para siempre. El celo del Eterno de los Ejércitos hará eso”. Isaías 9:6

(Editorial Sinaí de Tel-Aviv, Israel)

Este pasaje es sin duda uno de nuestros favoritos, especialmente en la época navideña. Sobran razones para que así sea, pues nos instruye en ricos significados que llenan de paz, esperanza y gozo nuestros corazones en esta celebración.

El nombre Príncipe de Paz declara que la venida de Cristo traerá la completa y perfecta felicidad y armonía, cuando el dominio suyo se incremente. Todo aquél que se somete al dominio de Cristo tiene una vida muy bendecida en obediencia a Él. La vida de quienes no se sujeten a este Rey será miserable y angustiosa, no tendrán paz.

Esta paz reside en nuestras conciencias, no es externa ni contingente, pues justificados por la fe tenemos paz para con Dios y esa perfecta paz guardará nuestros corazones y nuestros pensamientos en Cristo Jesús.

El Reino de Cristo no tendrá límite, se incrementará sin fin a través de las edades. Daniel profetizó que éste sería un reino eterno (7:27). Gabriel así lo anunció a María: “Y reinará sobre la casa de Jacob para siempre y su reino no tendrá fin”. Los reinos terrenales caen; el Reino de Cristo es eterno, porque Dios lo sostiene. ¡Qué consuelo y esperanza tan firmes tenemos en nuestro Dios!

Este Reino tiene dos dimensiones, pues tiene que ver con el tiempo y con su calidad. Dios extiende y amplía sus límites y lo preserva y guía a través de los siglos hasta la eternidad. Debemos creer esto para que nuestra fe no se debilite ante las adversidades, pues la iglesia es guardada por el invencible poder de Dios.

En cuanto a su calidad, el Reino del Príncipe de Paz es establecido y sostenido por la justicia y la rectitud. Los gobiernos que se apoyan en el temor, la fuerza y la violencia no pueden durar; pero el Reino se sustenta en la justicia y en la rectitud, pues está fundado y guardado por el poder del Espíritu Santo. No es una mera manera de gobernar; se basa en la regeneración del corazón de sus súbitos, quienes han sido sellados con el Santo Espíritu. El celo del Eterno de los Ejércitos hará eso. Este celo es el ardiente deseo que Dios desplegará para preservar a su iglesia, eliminando los obstáculos y haciendo que todas las cosas obren para bien de los que aman a Dios.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo EL REINO DELPRÍNCIPE DE PAZ en Berith.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: