El pecado del hombre, su castigo y el perdón de Dios

septiembre 11, 2016 § Deja un comentario

Todos los hombres nacemos pecadores. La palabra de Dios lo explica de esta manera: Nuestros primeros padres fueron tentados por Satanás para desobedecer a Dios. Siendo Adán la cabeza representante de la familia humana, su pecado tuvo y tiene una profunda influencia en toda la raza humana. Todos los seres humanos somos pecadores y moralmente corruptos en todas nuestras facultades: Mente, voluntad, emociones, conciencia y memoria.

El pecado es la transgresión, la desobediencia a la Ley Moral de Dios, los diez mandamientos, los cuales tendemos a romper cada día, dada nuestra naturaleza pecaminosa. Cuando los quebrantamos en pensamiento, palabra y obra, debemos confesar nuestro pecado a Dios y clamar por su perdón.

Dios es perfecto en santidad y justicia, reprueba todo tipo de pecado y nos dice que, a menos que nos arrepintamos de esos pecados y pidamos su perdón, Él ciertamente nos castigará.
Si queremos que nuestros pecados sean perdonados, necesitamos darnos cuenta y creer que el Señor Jesús es el Salvador del mundo. Cuando experimentamos vergüenza y dolor por haber pecado y ponemos nuestra confianza en Cristo, Dios promete perdonar nuestros pecados por la obra de Cristo, quien murió en la cruz para obtener el perdón para todos lo que creen en Él.

La justicia de Dios es absolutamente perfecta. El pecado es algo muy grave que será castigado, no sólo en esta vida sino también en la venidera. Hay un lugar preparado por Dios, llamado el infierno, para todos aquellos que mueren sin haber clamado a Dios por el perdón de sus pecados en Cristo.

Es por esta razón que la Biblia nos llama una y otra vez al arrepentimiento de todos nuestros pecados en esta vida y a creer en Jesús Cristo el Salvador para el perdón y la vida eterna.
En el amor eterno de Dios por los pecadores, Él ordenó que su Hijo, Jesús Cristo se encarnara haciéndose hombre para que pagara por nuestras culpas en la cruz.

Dios recibe en su Reino Celestial a todos loa pecadores, no importando que tan malvados sean, de todas las naciones y en cualquier momento de su vida, cuando ellos se arrepienten de sus pecados y creen al evangelio de salvación.

Una confesión Simplificada de Fe.
Confesión de fe de Westminster
Maurice Roberts

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo El pecado del hombre, su castigo y el perdón de Dios en Berith.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: