EL PLAN DE DIOS PARA LA CREACIÓN (1)

agosto 28, 2016 § Deja un comentario

Dios tenía un plan para el mundo aún antes de que el mundo existiera, a esto llamamos el “Decreto eterno de Dios”. Un decreto significa aquí un propósito divino establecido por una persona que tiene autoridad. El decreto eterno de Dios es su propósito y plan para todo lo que Él creó: La humanidad, los ángeles y el universo material. Porque Dios es infinitamente sabio y poderoso, su plan se cumplirá exactamente como Él lo diseñó desde antes de que la creación existiera.

Obviamente, éste es un asunto muy profundo y maravilloso para que nuestras mentes pequeñas puedan comprenderlo. No obstante, podemos estar seguros de ciertas cosas porque la Biblia las hace muy claras para nosotros. Primero, Dios nunca fuerza a sus criaturas para que pequen. Segundo, Dios no violenta la voluntad de sus criaturas. Tercero, Dios no decreta los eventos futuros porque nosotros podamos ver ese futuro sino que esos eventos ocurrirán en el futuro porque tal es la voluntad de Dios. Cuarto, el plan de Dios no puede ser frustrado o alterado por acción alguna de los ángeles ni de los hombres.

Uno de los más profundos aspectos del decreto eterno de Dios es que desde antes de la fundación del mundo, Él ha predestinado a algunos hombres y ángeles para vida eterna y gloria en los cielos para siempre. Por otra parte, Dios ha preordenado a otros, hombres y ángeles, al eterno castigo en el infierno. El número de los salvos y de los perdidos fue fijado por Dios en el eternal pasado y no puede ser alterado. Esta no es una razón para que todo aquél que quiera ser salvo pierda la esperanza. Todos los que vienen a Cristo por la fe ciertamente serán salvos, como Dios ha prometido.

Dios dio a Cristo todos aquellos que serán salvos que antes de que el mundo existiera, fueron “elegidos en Cristo”. Todos ellos vendrán en fe al Salvador Jesús y finalmente a los cielos. Dios tiene el derecho de hacer con sus criaturas como le plazca. Aquí hay una muy importante lección: Los cristianos nunca deben agradecerse a sí mismos por la salvación; más bien, deben dar gracias a Dios por su gracia y amor. Nadie puede creer en Cristo como Salvador a menos que Dios le dé la capacidad de creer. Solamente a Dios debemos dar gracias por la fe que nos conduce a la salvación.

Dios ha escogido o elegido algunos pecadores para vida eterna pero no a todos. Los que ha elegido son tan pecadores como aquellos a los cuales no eligió. Todos los pecadores elegidos viene a la fe en Cristo porque Dios ha tomado los pasos necesarios para que sean salvos.

(Continuará)

Una Confesión Simplificada de Fe.
Confesión de fe de Westminster
Maurice Roberts

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo EL PLAN DE DIOS PARA LA CREACIÓN (1) en Berith.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: