“Mi socorro viene de Jehová.” Salmo 121:2

abril 20, 2016 § Deja un comentario

Hay en la Biblia 15 salmos llamados “graduales”. En sucesivos editoriales abordaremos algunos de ellos. Tal vez se les da este nombre porque en una parte del Templo que conducía al recinto destinado para los hombres había quince gradas o escalones y estos salmos eran para cantarse uno en cada grada (Rabbi David Kimchi); otros los relacionan con el regreso de los cautivos de Babilonia (lo cual es un anacronismo pues fueron escritos en tiempo de David y Salomón), por último, Aben Ezra afirma que estos salmos son llamados graduales porque se cantaban en tonos musicales ascendente más altos que los demás salmos. Estas no dejan de ser especulaciones.

Lo cierto es que los salmos 120 a 134 tienen dos características en común: a) son exquisitos poemas líricos breves (epigramáticos), y b) cada uno de ellos está construido alrededor de una palabra o expresión dominante que se repite creativa e ingeniosamente a lo largo del poema.

En el hermoso salmo 121 (el cual le invito a leer y disfrutar), la palabra clave es “guardar.” Notemos algunos de sus tesoros:

El salmista alienta a los verdaderos creyentes a confiar plenamente en la ayuda de Dios y para enseñarles a recurrir a Su protección afirma dos cosas: Primera, que no importando en qué dirección volvamos nuestros ojos, sólo en Dios encontraremos salvación. En segundo lugar, alaba en términos muy elevados el cuidado paternal de Dios, quien defiende y guarda a sus hijos.

“Alzaré mis ojos a los montes.” Era común para los judíos dirigir sus mirada al monte Sion, donde estaba el arca y era por lo mismo, la fuente de todo bien; sin embargo, Calvino explica que la preposición ”a” debe entenderse como “sobre” o “más allá” de los montes.

La pregunta “¿De dónde vendrá mi socorro?” demanda una respuesta que exceda los límites meramente humanos o terrenales. Esta es la afirmación y mensaje central del canto: “¡MI SOCORRO VIENE DE JEHOVÁ, QUE HIZO LOS CIELOS Y LA TIERRA!”

La semana próxima, abundaremos en este tema pero por ahora recordemos que Jehová el Señor, Creador de los cielos y la tierra es nuestro divino Guardador. Él no ha abandonado a su creación y en su mano estamos seguros pues “no se adormecerá ni dormirá el que guarda a Israel.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo “Mi socorro viene de Jehová.” Salmo 121:2 en Berith.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: