“Todos los que son guiados por el Espíritu de Dios, éstos son hijos de Dios.” Romanos 8:14

marzo 6, 2016 § Deja un comentario

De esta verdad puede inferirse también que todos los verdaderos hijos de Dios son guiados por Su Espíritu. De esta manera los hipócritas son descubiertos y desechados, al mismo tiempo que los fieles son estimulados a mantener, sin duda alguna, la expectativa de la gloriosa salvación en Cristo.

Afirmamos entonces que todos los hijos de Dios son guiados por Su Espíritu, que son herederos de la vida eterna y por lo mismo, deben estar completamente seguros de la eterna salvación.

“Ser guiados o conducidos es una metáfora tomada de quienes son ciegos o están en absoluta oscuridad y necesitan que alguien les lleve por el camino. Así nosotros tenemos necesidad de ser guiados por el camino de la verdad, pues somos ciegos y no vemos la luz. Es también una metáfora tomada de los niños pequeños, quienes difícilmente pueden caminar sin un apoyo o guía, pues al ser regenerados por la gracia de Dios, somos como niños recién nacidos. De esta manera se nos recuerda nuestra miseria y debilidad, pues no debemos atribuirnos ningún conocimiento o fortaleza aparte de la que Dios nos da.” Pareus

Después añade la Escritura: “Pues no habéis recibido el espíritu de esclavitud para estar otra vez en temor, sino el espíritu de adopción por el cual clamamos. ¡Abba, Padre!” (15)

Así vemos claramente que el espíritu de adopción nos confirma en esta gloriosa esperanza de salvación y experimentamos la libertad. Dios por su gracia nos ha adoptado como sus hijos por la obra de Cristo y ya no vivimos en el temor. Todo lo contrario, ahora le llamamos “Padre.”

Nuestra confianza se basa en haber sido perdonados y sellados por el Espíritu. Para hacer esta verdad aun más evidente, la Biblia menciona dos disposiciones o sentimientos (espíritus), diferentes: el espíritu de esclavitud al temor que experimentamos al reconocernos ante Su Ley como pecadores, y el espíritu de adopción que procede del Evangelio. El primero produce temor; el segundo, seguridad.

La misma comparación se hace en Hebreos 11:18 “Porque no os habéis acercado al monte que ardía en fuego, a la oscuridad, a las tinieblas y a la tempestad . . . y tan terrible era lo que se veía, que Moisés dijo: Estoy espantado y temblando; sino que os habéis acercado al monte de Sion, a la ciudad del Dios vivo, Jerusalén la celestial . . a la congregación de los primogénitos que están inscritos en los cielos, a Dios el Juez de todos . . . a Jesús el Mediador del nuevo pacto.”

¡Qué privilegio y qué oportunidades tenemos cada día al ser guiados por el Espíritu de Dios y recibir Su testimonio fehaciente de que somos Sus hijos!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo “Todos los que son guiados por el Espíritu de Dios, éstos son hijos de Dios.” Romanos 8:14 en Berith.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: