“Más yo estoy entre vosotros como el que sirve” Lucas 22:27

marzo 6, 2016 § Deja un comentario

Muchas de las enseñanzas de Jesús son enigmáticas, incomprensibles para quienes no le conocen. El sermón de la montaña y las bienaventuranzas en particular revelan principios paradójicos de su pensamiento, de las reglas del Reino. La explicación es que el Reino no se ajusta a los principios ni criterios del mundo y cuando este Reino se ha hecho cercano entre nosotros, sus súbditos somos llamados a renovar nuestra mente y valores.

Las palabras de Jesús que encabezan esta columna se dan en una circunstancia muy especial de su ministerio, en el contexto de su última cena con los discípulos. Lucas narra que cuando el Maestro hubo concluido de celebrar esa cena memorable, los discípulos en su necedad comenzaron a disputar sobre quién de ellos sería el mayor.

Es muy posible que haya sido entonces cuando Jesús tomó el lebrillo y la toalla y lavó los pies de sus apóstoles (Juan 13). Cuando terminó volvió a la mesa con ellos y les dijo: “Vosotros me llamáis Maestro y Señor; y decís bien, porque lo soy. Pues si yo, el Señor y Maestro he lavado vuestros pies, vosotros también debéis lavaros los pies unos a otros”.

Este argumento es inatacable y Jesús lo refuerza cuando afirma: “Porque ejemplo os he dado para que como yo os he hecho, vosotros también hagáis”.
Volviendo a la narración de Lucas, Jesús pregunta: ¿Cuál es mayor, el que se sienta a la mesa o el que sirve? ¿No es el que se sienta a la mesa? ¡Mas yo estoy entre vosotros como el que sirve!

Hoy nosotros nos acercamos a la Mesa del Señor ¿Nos damos cuenta de que también nosotros somos servidos por el Señor Jesús? Él hizo todo por nosotros, miserables e indignos como somos, para que alcancemos la perfecta salvación en su sangre derramada y en su cuerpo quebrantado. Por esta razón anunciamos con este sacramento la muerte del Señor hasta que Él venga. Es una proclamación necesaria para nosotros y para el mundo.

Jesús nos enseñó que el Hijo del Hombre no vino para ser servido sin para servir y para dar su vida en rescate por muchos. Esta es la razón suprema y divina por la que la grandeza en el Reino radica en nuestra disposición de servir a los demás. Esta es la norma entre los redimidos: El que quiera hacerse grande entre vosotros sea vuestro servidor.

Este episodio concluye en el Evangelio de Juan con una sentencia que es además una rica promesa que tiene que ver con nuestra felicidad: “Si sabéis estas cosas bienaventurado seréis si las hicieres” (13:17)

No basta con saber estas cosas, es necesario y bueno hacerlas. Sirvamos con alegría y hagamos nuestra la promesa pues el que no sirve, no sirve.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo “Más yo estoy entre vosotros como el que sirve” Lucas 22:27 en Berith.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: