“Os rogamos, hermanos, que reconozcáis a los que trabajan entre vosotros, y os presiden en el Señor, y os amonestan; y que los tengáis en mucha estima y amor por causa de su obra .” I Tes. 5:12,13

febrero 22, 2016 § Deja un comentario

Esta exhortación a la iglesia se menciona junto con otras tan importantes como: Estad siempre gozosos, orad sin cesar, dad gracias en todo, no apaguéis el Espíritu, no menospreciéis las profecías, examinadlo todo, retened lo bueno, absteneos de toda especie de mal.

Reconocer a los que trabajan entre nosotros es una expresión de espiritualidad de la iglesia, tenerlos en mucha estima y amor refleja nuestra gratitud a ellos y a Dios, por causa de su obra.

El texto enfatiza la labor de quienes nos presiden y amonestan (instruyen, ilustran) en el Señor. Destaca así la importancia del ministerio de la Palabra entre nosotros. J. Calvino dice que “deben ser abundantemente honrados por causa de su obra. Esta obra es la edificación de la iglesia, la salvación eterna de las almas, la restauración del mundo y la extensión del Reino de Dios y de Cristo. La excelencia y dignidad de su trabajo es inestimable.”

La obra de Cristo es nuestra obra; su mandato, nuestra tarea; su voluntad, nuestra vocación y en ella participamos todos, cada uno según los dones recibidos de la multiforme gracia de Dios.

Al iniciar este año expresamos nuestra gratitud y amor para todos aquellos que trabajan entre nosotros, dando gracias a Dios por sus vidas y trabajos. Rogamos al mismo tiempo a nuestro Padre Celestial que les bendiga y fortalezca al reemprender los trabajos en este año 2016.

Muchas gracias a los pastores y maestros que nos instruyen en la Palabra, a quienes trabajan con los niños y con los jóvenes, a los maestros de la Escuela Dominical, a los maestros de estudio bíblico entre semana, a quienes instruyen a los niños de la vecindad compartiendo el Evangelio también con sus madres. Gracias a los misioneros.

Gracias a quienes están al tanto de las necesidades materiales y espirituales de nuestros hermanos. Nuestra gratitud a los miembros de los coros y a los músicos de la iglesia. Gracias a quienes se preocupan por que todo esté listo para celebrar los cultos, por la ofrenda floral de cada domingo. Agradecemos el intenso trabajo administrativo y de oficina, de comunicación, de mantenimiento, de aseo y limpieza del edificio. Muchas gracias a quienes nos guían en las reuniones de oración. Gracias a todas las organizaciones de la iglesia que con tanta fidelidad mantienen sus programas para edificación de sus miembros. Gracias a los miembros del Consistorio.

Gracias a ti, que sirves al Señor con gratitud entre nosotros. Tu trabajo no es en vano.

¡A Dios sea la gloria!

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo “Os rogamos, hermanos, que reconozcáis a los que trabajan entre vosotros, y os presiden en el Señor, y os amonestan; y que los tengáis en mucha estima y amor por causa de su obra .” I Tes. 5:12,13 en Berith.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: