EL ANUNCIO DE LA PAZ

febrero 22, 2016 § Deja un comentario

“¡Cuán hermosos son sobre los montes los pies del que trae alegres nuevas, del que anuncia la paz!” Isaías 52:7

La paz es un bien escaso; siempre lo ha sido. En vísperas de la segunda guerra mundial, Albert Einstein preguntó a Sigmund Freud “¿Hay algún medio para librar a la humanidad de la amenaza de la guerra?” Su respuesta fue a la vez banal y paradójica. Banal: “Los seres vivos preservan su propia vida destruyendo la de los demás.” Paradójica: Freud parece decir que la verdadera pregunta debiera ser: ”¿Por qué la paz?”

“La destrucción, la influencia y la dominación son prioritarios para los hombres y fácilmente se ponen al servicio de la pulsión de la muerte. La guerra demostrará que los grandes sabios, escritores, pensadores y filósofos no sólo se acomodarán al nazismo, sino que colaborarán en él con toda su capacidad intelectual. La cultura no excluye a la barbarie.” (M. Schneider- Le Point)

Hoy mismo varios países y ciudades del mundo viven días de incertidumbre, de muerte, destrucción y amenazas. Millones de personas han perdido la paz, la tranquilidad para hacer su vida diaria. Los líderes mundiales hablan de guerra, de venganza, de odio. Nosotros no somos ajenos a esta situación. En nuestro país también, la maldad roba la paz a familias y a comunidades enteras.

Nosotros oramos por la paz, pedimos a Dios que dé sabiduría a quienes toman decisiones de gran calado y que al fin vuelva la paz. Sabemos que ésta será una paz relativa, imperfecta pues el mundo no puede darla.

Todos necesitamos paz, la verdadera paz. Por esto Jesús nos dijo: “Mi paz os dejo, mi paz os doy; yo no os la doy como el mundo la da. No se turbe vuestro corazón ni tenga miedo.” Esta es entonces una paz diferente, construida sobre la persona y obra de Jesucristo. Es una paz que sobrepasa todo entendimiento, y que es capaz de guardar nuestros corazones y pensamientos en Cristo Jesús.

Esta es sin duda una gran consolación y un gran regalo que nos permite encarar la vida con seguridad en el amor de Dios pero . . . . no es todo. Isaías y más tarde el apóstol Pablo nos impulsan a llevar esta paz a otros, a ir sobre los montes con pies benditos y labios rebosantes de las buenas nuevas de salvación, de la paz con Dios, base de la profunda reconciliación que todos necesitamos. Quiere el Señor que nuestros pies estén calzados con el apresto, con la urgencia y disposición para comunicar el evangelio en todas los momentos, circunstancias y aspectos de nuestra vida.

“¿Es tu vida corriente de gracia?

¿Por ti fluye de Dios el amor?

¿A llevar el mensaje estás listo

De Jesús al infiel pecador?”

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo EL ANUNCIO DE LA PAZ en Berith.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: