UN MANDATO DE AMOR

marzo 22, 2015 § Deja un comentario

“Así que, según tengamos oportunidad, hagamos bien a todos, y mayormente a los de la familia de la fe.”

Gálatas 6:10

Con estas palabras el apóstol Pablo cierra una enseñanza para los creyentes sobre lo que significa “andar en el Espíritu.” En el capítulo cinco de esta carta ha dado una fuerte y rica exposición doctrinal respecto a la libertad en Cristo. Ahora menciona situaciones muy prácticas y nos exhorta a asumirlas como parte de nuestra nueva forma de vida. Habla de nuestro deber de amor hacia los demás, en principio en el entorno de la iglesia, pero concluye en un círculo muy amplio: “Así que, hagamos bien a todos.”

Es específico en este punto; no se queda en la generalidad. Habla de mantener relaciones sanas, sin envidia ni irritación entre nosotros, de restauración en mansedumbre, de humildad, de llevar los unos las cargas de los otros, de valoración y aprecio hacia quienes nos instruyen, de “sembrar para el Espíritu” pues “todo lo que el hombre sembrare, eso también segará.”

“Andar en el Espíritu” es algo de todos los días, de cada día y es un gran reto. Las tentaciones, nuestro egoísmo, las críticas de los demás, los tropiezos de la vida, todo ello nos obliga a mantenernos alertas para no claudicar. El apóstol dice “no nos cansemos, pues, de hacer el bien” y añade una promesa de Dios: “porque a su tiempo segaremos, si no desmayamos.”

Por todo ello, “así que”, hemos recibido un mandato de amor, propio de los discípulos de Cristo: “Hagamos bien a todos, según tengamos oportunidad” No es una mera opinión, consejo o recomendación del apóstol; es un deber y un privilegio del redimido, quien por gracia ha experimentado y experimenta cada día el amor de Dios en Cristo.

Ahora nuevamente tenemos oportunidad de hacer bien, en este caso, a nuestros vecinos. Es tiempo de mostrar amor, compasión y amistad a las personas que viven alrededor de nosotros. Durante semana santa, nuevamente abriremos las puertas para compartir los alimentos con ellos, para darles el mensaje de la Biblia, para hacerles sentir que son bienvenidos, que los respetamos y que Berith es también su casa. Es otra vez la ocasión para que nuestros jóvenes y niños junto con los adultos y ancianos nos unamos en el gozo de servirles con alegría y con gratitud a Dios.

El mandamiento de amor expresado en servicio siempre ha estado presente en el mensaje y en el ministerio del Salvador: “ Si yo, el Señor y Maestro he lavado vuestros pies, vosotros también debéis lavaros los pies los unos a los otros.” (Jn. 13:14).

Más adelante Jesús, nuestro Rey, declara: ”Un mandamiento nuevo os doy: Que os améis unos a otros; como yo os he amado, que también os améis unos a otros. En esto conocerán todos que sois mis discípulos.” (Jn. 13:34).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo UN MANDATO DE AMOR en Berith.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: