OBERTURA

marzo 22, 2015 § Deja un comentario

Se ha dicho que el Domingo de Ramos es como un preludio al drama de la Semana Santa. “Preludio” no es la palabra más adecuada; más bien es “obertura”. El preludio se efectúa antes de la obra, mientras que la obertura es la parte inicial de la obra. Aunque es el comienzo de la obra, es integral y esencial de ella. Así, el Domingo de Ramos no es preludio, sino obertura. Es el inicio de un drama que desemboca en la Resurrección. Y es de una pieza; es una unidad.

Toda la historia de Jesús y su ministerio sirve de preludio. Está perfectamente identificado. El mismo se manifestó en términos de la profecía, y en varias ocasiones, había predicho sus sufrimientos, anunciando así la obra que se iba a presentar públicamente. Sin embargo, aun en la estructura literaria de los evangelios, esta última semana en la vida de Jesús se presenta como una unidad especial, y todo lo demás funciona como el marco de referencia para el pleno entendimiento de lo que está pasando.

En el Domingo de Ramos, Jesús toma el primer paso que le llevaría a la resurrección, sabiendo que tiene que pasar por la cruz. Este paso está diseñado para provocar la actividad en su contra que le llevaría a la cruz. La actividad de Jesús, una proclamación de su realeza, fue una declaración de guerra contra las fuerzas de maldad y un reclamo de ser reconocido como el verdadero Rey. El enemigo aceptó el reto e inició la resistencia. Por eso, tramitaron su muerte, no sabiendo que con esto aseguraban la derrota de ellos mismos y la victoria para el Rey, su reino y para todos sus súbditos. Pablo dice, más tarde, en I Cor. 2:8 “si hubieran sabido nunca habrían crucificado el Señor de Gloria”. La provocación era tan clara que tenían que responder, y el odio de los enemigos era tan grande que tenían que buscar su muerte.

Clara y definitivamente, Jesús se revela y se presenta como el Rey-Mesías. Él Mismo toma la iniciativa. Él mismo pone sus enemigos en aprietos, y Él sabe que lo llevarán a la cruz. Jesús reclama su Reino y su pueblo, sabe del precio que tiene que pagar. Él sabe que solo su sacrificio puede convertir los pecadores en ciudadanos de su Reino, ofrece su vida en rescate por ellos, para que la resurrección sea también la victoria de ellos.

Hoy, el Domingo de Ramos, tenemos que recordar que es una obertura, es el inicio de una sola pieza. La obertura tiene mucho sentido cuando sabemos todo el resto de la historia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo OBERTURA en Berith.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: