DÍAS DE BENDICIÓN

marzo 8, 2015 § Deja un comentario

En nuestra iglesia, como en la mayoría de las iglesias presbiterianas y reformadas, no acostumbramos “celebrar la cuaresma” como lo hacen muchas personas alrededor nuestro. A lo largo de más de cinco siglos ha habido diferentes posiciones sobre este tema entre las iglesias que surgieron de la Reforma. Aun hoy puede leerse en el internet diversos puntos de vista alrededor de este asunto.

Aunque nadie se opone a la bendición de enriquecer nuestra vida espiritual mediante la oración, el ayuno y el servicio a los demás en esta época del año, todos advierten el gran peligro de caer en un legalismo basado en prácticas “piadosas”, que lejos de afirmar nuestra fe y gratitud a Dios por Su salvación por gracia, nos encaminen a buscar una justicia propia a través de realizar actos religiosos.

Entonces, ¿qué hacer? ¿cómo fortalecer nuestra fe? ¿cómo agradar a Dios con vidas que le glorifiquen y le alaben?

En nuestra iglesia como en muchas otras, durante este período los sermones se enfocan de manera particular en pasajes y enseñanzas de la Biblia – del Antiguo y del Nuevo Testamento – que preparan nuestro espíritu para comprender con mayor profundidad la obra expiatoria de Cristo, su vida, pasión y muerte para nuestra justificación. Es también una época en que en Berith compartimos de manera intensa el evangelio con nuestros vecinos, y les mostramos aprecio y caridad a través de los alimentos.

La preparación de las celebraciones de la semana santa nos induce a pensar muy frecuentemente en la obra salvífica de Dios: La actividad de los coros, el trabajo con los niños, los estudios bíblicos y las actividades especiales crean entre nosotros una atmósfera muy especial, pues por una parte tenemos presentes los sufrimientos y muerte del Salvador pero también, inevitablemente, nos anticipamos al gozo de Su resurrección.

Todo ello, por la gracia de Dios, necesariamente propicia en nosotros actitudes de humildad, de arrepentimiento y de perdón, de tolerancia, de aceptación. También despierta gran alegría en nosotros al sabernos amados y justificados en la resurrección de Cristo.

Ahora bien, ésta es una invitación para que nuestra vida espiritual y nuestro testimonio sean de mayor bendición: Leamos en estas semanas los cuatro evangelios. Ya hay entre nosotros un grupo de 27 personas de la Escuela Dominical que está leyéndolos.

Pero no leamos mecánicamente sino con expectación, en oración, con gozo pues Dios nos habla a través de Su Palabra. Hagámoslo con nuestros niños, entre amigos, con la esposa o esposo. A los abuelos les gusta que les leamos la Biblia. Estos son días de bendición.

“La palabra de Cristo more en abundancia en vosotros, enseñándoos y exhortándoos unos a otros en toda sabiduría, cantando con gracia en vuestros corazones al Señor con salmos e himnos y cánticos espirituales.” Col. 3:16

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo DÍAS DE BENDICIÓN en Berith.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: