EL MISTERIO DEL EVANGELIO

febrero 20, 2015 § Deja un comentario

“Hablamos la sabiduría de Dios en misterio . . .”

I Corintios 2:7

“ Dar a conocer con denuedo el misterio del evangelio.”

Efesios 6:9

El apóstol Pablo describe el evangelio de nuestro Señor y Salvador Jesucristo como un misterio. Esto no significa que sea obscuro o dificultoso, sino que el evangelio es el método de salvación revelado por Dios, el cual el hombre jamás conocería sin la revelación divina.

Para mayor claridad, el apóstol utiliza una ilustración: “¿Quién de los hombres sabe las cosas del hombre, sino el espíritu del hombre que está en él?” (I Cor. 2:11). El significado es obvio: No podemos conocer los pensamientos secretos de otros hasta que ellos nos los revelan. Los más grandes intelectos del la historia nunca imaginaron el camino de salvación que Dios nos reveló en Su Palabra.

Es también claro que el evangelio de Cristo es un misterio porque para el hombre “es locura” hasta que Dios abre sus ojos y le ilumina espiritualmente. Mientras que el Santo Espíritu de Dios no ilumine nuestras mentes, todos estamos en la obscuridad de la incredulidad en cuanto al evangelio. El misterio del evangelio es motivo de desprecio hasta el momento en que Dios brilla con Su luz en nuestros corazones y lo hace tan precioso para nosotros.

En el corazón de todas las religiones falsas está la creencia de que la salvación se obtiene por las obras. La pretensión de la justicia propia es tan fuerte en el hombre pecador que siempre trata de hacerse aceptable a Dios mediante sus buenas obras: oraciones, rituales, sacrificios, actos de caridad, penitencias y castigos. Es triste que muchos que afirman ser cristianos cometen el mismo error. Este fue el trágico error en el tiempo de Cristo: “Israel, que iba tras una ley de justicia, no la alcanzó. ¿Por qué? Porque iban tras ella no por fe, sino como por obras de la ley.” Rom. 9:31-32

Pablo mismo, quien se refiere al evangelio como un misterio, estaba totalmente ciego al verdadero camino de salvación hasta que se encontró con Cristo en el camino a Damasco. Más tarde escribió: “Pero cuantas cosas eran para mí ganancia, las he estimado como pérdida . . . y las tengo por basura, para ganar a Cristo.” Fil. 3:7-8

Cuando nos convertimos al Señor, el evangelio nos toma por sorpresa en todos sus aspectos. Las verdades de la salvación por gracia llegan a nosotros como la luz del alba. En el centro de todo encontramos el soberano amor de Dios, quien envió un Salvador a este mundo para rescatarnos de nuestra desesperación como pecadores condenados. Ahora por fe vemos a Jesús como nuestro amado Salvador personal quien murió en la cruz por nosotros.

En la medida en que nuestro entendimiento aumenta, vemos más plenamente lo que Pablo dice: “Cristo Jesús nos ha sido hecho por Dios sabiduría, justificación, santificación y redención.” (I Cor. 1:30). La gloriosa verdad del evangelio de Cristo ha hecho todo por nosotros. Ahora estamos en paz con Dios sólo por la fe en aquél a quien Dios señaló como nuestro Redentor, Cristo el Señor. ¡Cuán glorioso es el misterio del evangelio! ¡Gloria y alabanza a Dios!

Maurice Roberts / Adaptación V. Sandoval

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo EL MISTERIO DEL EVANGELIO en Berith.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: