SI DIOS QUIERE . . .

enero 4, 2015 § Deja un comentario

Cuando encaramos el año nuevo, y tenemos que hacer planes y tomar decisiones, nos damos cuenta que no podemos confiar en una virtud de claustro, o en un pietismo de convento. Este tipo de piedad busca desarrollar la espiritualidad escapando del mundo, pensando que la maldad está en el mundo y sus estructuras, y olvida que el pecado está en el ser humano, individualmente y en todas sus colectividades. Después de todo, el ser humano fue creado para formar sociedad, y los redimidos son hermanos porque son de familia. Por supuesto, la sociedad es mala porque se compone de seres humanos. Podemos sospechar entonces de ella, porque consiste de personas como nosotros.

Pero, no podemos huir de ella, porque formamos parte de ella. Los claustros y los conventos llegan a ser centros de pecado porque todos los que allí van son pecadores, asiduos y experimentados. Y el hábito es tan fuerte que no lo pueden dejar. Los pecados de convento son peculiares, en su expresión no son lo mismo de las otras sociedades, sin embargo, en su raíz son igualmente rebeldía y desobediencia como todos los demás.

Ahora que viene el año nuevo, y ya estamos trabajando en nuestros calendarios. Es demasiado obvio que tenemos que planear vivir y actuar cristianamente en una sociedad de pecadores. Tenemos que ser realistas y planear nuestras actividades, poner nuestras metas y definir nuestros objetivos a sabiendas del mundo en que vivimos como pecadores. Y en esta situación tenemos que aprender ser obedientes y cumplidos.

Ser realista no es lo mismo que ser pesimista. Lejos de ello, los cristianos somos realistas optimistas. Para el bien del mundo y todas sus sociedades, Dios nos llamó a ser obedientes y cumplidos donde nos ha colocado. No es legítimo abandonar nuestro puesto, tenemos que ser cristianos dondequiera que estemos. Tenemos que anticipar estas situaciones y pensar cómo vamos a ser obedientes y cumplidos en ellas. Lo podemos hacer, y Dios nos ha prometido la victoria. Acabamos de celebrar la Navidad; esto nos orienta y fortalece.

Vamos a hacer nuestros calendarios, y vamos a planear nuestras actividades. Vamos a penetrar en el mundo, para el bien del mundo, con confianza y valentía. En este mundo vamos a ser obedientes y cumplidos. No habrá un pietismo cobarde de claustro. Más bien, planeamos como dijo Santiago (4:15): Si Dios quiere, viviremos y haremos esto o aquello.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo SI DIOS QUIERE . . . en Berith.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: