OCTUBRE: MES DE BERITH

octubre 4, 2014 § Deja un comentario

En el último domingo de Octubre de 1980, la iglesia se organizó, escogiendo en aquel acto su nombre “BERITH”. Se escogió este nombre, por mayoría, a sabiendas de que la palabra “Berith”, en hebreo, quería decir “pacto”. Tenemos la consciencia de que somos una “Iglesia del Pacto”, en el entendimiento de lo que es el Pacto de Gracia. Este pacto, que es el hilo conductor y unificador de la Biblia, es el fundamento sólido y seguro de nuestra iglesia.

Aquel domingo coincidió con el que la mayoría de las iglesias protestantes celebra el “Día de la Reforma” en memoria de la Reforma Religiosa del siglo XVI. Cuando nos organizamos en iglesia, lo hicimos conscientes de que la doctrina del pacto es una de las doctrinas básicas de esta reforma. Más allá de la fecha de nuestra organización, el nombre “Berith” y la afirmación de la doctrina que el nombre significa nos identifican como una “Iglesia Reformada”.

Todo esto quiere decir que nos identificamos con nuestro nombre, ya que el nombre es una indicación de quienes somos. El nombre anuncia nuestra identidad. Este anuncio es doble: para nosotros y para los demás. Es muy importante para nosotros mismos, ya que es una expresión de nuestra propia consciencia; por este nombre sabemos quiénes somos. Somos el pueblo del pacto.

El pacto es la solemne promesa de Dios con la que El Mismo se liga con nosotros. La promesa es de ser nuestro Dios y el Dios de nuestros hijos. No fuimos nosotros quienes hicimos de Dios nuestro Dios; Él Mismo se identificó como nuestro Dios. Lo conocemos y sabemos Quién es por su propia auto-identificación.

La promesa tiene que ver con la salvación del ser humano, perdido en el pecado y rebeldía, por medio de una actividad de Dios Mismo. Esta actividad incluye toda la historia en función de la realización de lo prometido, a fin de que llegara al mundo el Salvador. Controlada por Dios, la historia misma llega a ser un elemento esencial en la salvación del pueblo de Dios. Hemos de entender esta historia como la providencia de Dios.

Por esta providencia, conforme al plan de Dios, la salvación se efectúa por medio de la fe, que es un don de Dios. El hombre, por medio de la fe, es justificado (hecho justo) en la presencia de Dios. De allí, una de las doctrinas esenciales proclamadas en la época de la Reforma. La doctrina de la justificación por medio de la fe llega a ser, entonces, como bandera de la iglesia reformada.

Esta doctrina tiene su base en la doctrina del pacto, o sea Berith. Vemos entonces que la iglesia del pacto (Berith) es una iglesia reformada, ya que proclama las doctrinas de la Reforma. Su seguridad está en la obra de Dios, realizada por Dios, de acuerdo con la promesa de Dios, dando a su pueblo la justificación por medio de la fe. Esto es lo que celebramos en Octubre, el mes de BERITH.

Gerald Nyenhuis

Etiquetado:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo OCTUBRE: MES DE BERITH en Berith.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: